Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De robar en coches a matar a una mujer en su casa por un Iphone

Juzgado Raleigh, en Carolina del NorteGoogle Maps

Comenzaron la noche robando en coches por las calles de Raleigh, en Carolina del Norte, pero al poco decidieron entrar a robar a la vivienda de Melissa, quien al descubrir a los asaltantes y gritar, fue asesinada. Le propinaron dieciocho golpes y le robaron el teléfono móvil. Su hija de ocho años descubrió el cuerpo a la mañana siguiente. 

Los hechos ocurrieron la madrugada del 14 de mayo de 2013 en Raleigh, en Carolina del Norte. Los amigos Travion Smith, de 22 años, Ronald Kee Anthony, de 25 y la exnovia de este último, Sarah Redden, de 20, salieron de casa y se dedicaron a robar en coches, pero pronto sus delitos tomaron otro rumbo. 
Mientras Sarah se quedó vigilando, Travion y Ronald entraron al edificio donde residía Melissa, una madre, de una niña de ocho años, quien poco antes se había mudado a la ciudad tras divorciarse. Ambas dormían en casa cuando los delincuentes accedieron a su vivienda por el balcón. Cuando Melissa se desperto y gritó, ellos la callaron para siempre, relata la publicación Mirror. Solo se llevaron un Iphone
Le propinaron dieciocho golpes en la cara, el cuello y el cuerpo, y los forenses no han podido precisar el tiempo que la mujer tardó en morir. Lo que sí se sabe es que a la mañana siguiente, la hija de Melissa encontró el cuerpo sin vida de su madre y salió corriendo a pedir auxilio. 
La policía pudo atrapar a los asesinos ayudados por las pistas dejadas también en otro robo que cometieron en otra vivienda del edificio de donde se llevaron un ordenador. 
A finales de 2015, Ronald Lee Anthony evitó la pena de muerte y fue condenado a cadena perpetua por asesinato. En febrero de 2016, el jurado también declaró a Travion Smith culpable de un delito de asesinato y fue condenado a cadena perpetua. Recientemente, tras el juicio a Sarah Redden en el mes de abril, ésta ha sido declarada culpable como cómplice en el asesinato. Fue condenada de 54 a 77 meses de prisión.