Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un asesino caníbal explica a qué sabe la carne humana

Armin WeiwesREUTERS

Su nombre es Armin Meiwes y se le conoce en Rotenburg (Alemania) como el ‘Maestro Carnicero’ después de convertirse en el caso más conocido de canibalismo en la historia después de haber matado a un joven y habérselo comido. Después de 15 años del asesinato, un documental recoge el testimonio del protagonista contando cómo sucedió todo.

Los primeros instintos caníbales surgieron a los 8 años, cuando ya fantaseaba sobre cómo sabrían sus compañeros de clase. Poco antes de esto, Meiwes vivió momentos difíciles que podrían haberle provocado este severo trauma: su padre y sus hermanos se fueron de casa, él quedó al cargo de todo.
Cuando su madre murió, Meiwes tuvo su primer contacto con el canibalismo.  A través de internet, empezó a frecuentar páginas web sobre fetichismos relacionados con el canibalismo, es decir, sitios webs en los que personas que quieren tener citas sexuales con temática caníbal contactan con personas con sus mismos gustos. Fue en una de estas páginas por las que Meiwes quedó Bernd Brandes, su víctima.
En la entrevista con el asesino que aparece en el documental y que recoge el diario Independent, éste asegura que los dos se fueron a su casa. Allí tuvieron sexo, pero Brandes no parecía satisfecho del todo: quería que le comiese. Meiwes, que había tenido ya curiosidades caníbales, no lo dudó un momento: le cortó el pene, lo cocino y lo comieron entre los dos.
Después de la amputación, Brandes empezó a perder mucha sangre y a encontrarse cada vez más débil, así que Meiwes acabó clavándole un cuchillo en la espalda. Después de matarle, decidió trocearlo y deshacerse del cadáver. Cuando volvió a su casa, Meiwer puso la mesa y cocinó algo más del que había sido su amante. “Sabía cómo a cerdo, pero más fuerte”, dijo el asesino en la entrevista. La parte sobrante de su festín la guardó en una bolsa en la que ponía “cerdo salvaje”. Fue un vecino quién alertó del asesinato y cuando dio comienzo la investigación.