Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de los asesinos de un bebé de 17 meses, en libertad tras cumplir dos años de prisión

Jason Owen y el pequeño Peter. Foto: The Suntelecinco.es
Según informa The Sun, los viandantes no tenían idea de que la persona que pasaba a su lado era uno de los tres encarcelados por causar la muerte de Peter. Además de Owen, su madre Tracey, y el amante de ésta, Steven Barker.
Owen compró un helado, un periódico y algunas cosas de comer mientras mostraba varias de sus señas de identidad como un tatuaje de "alas de ángel" en su brazo izquierdo. En su hombro derecho tiene un gran crucifijo con el lema "Sólo Dios puede juzgarme".
Owen también es un pirómano convicto, adicto al crack y miembro del Frente Nacional. Tenía la esperanza de que recibiría cirugía plástica y una nueva identidad al salir de la cárcel de Wandsworth, en Londres.
La familia de Peter, ante las imágenes de The Sun, señaló que "muestran que no se ha hecho justicia". Un familiar cercano ha indicado que "estamos disgustados, pero no hay nada que podamos hacer. ¿Cómo ha podido obtener una sentencia tan pequeña teniendo en cuenta lo que le hizo a Peter?"
Según una fuente citada por The Sun, Owen, que en el colegio era conocido como 'Fat Boy', ha estado haciendo mucho ejercicio desde que fue puesto en libertad. "Jason está obsesionado con el ejercicio y se mantiene bajo de peso. Salió fuera para participar en varias carreras". 
The Sun afirma que Owen también ha estado tratando de recuperar el contacto con su mujer, madre de sus cuatro hijos. "La mujer de Jason ha estado en contacto con él incluso pese a todo lo que se supo durante el juicio como que se había fugado con una chica de 15 años", indica la fuente. "Ha dicho a los amigos que le había perdonado y que está preparada para considerar la reconciliación. Puede que sea posible, ¿quién sabe?"
Owen era el hermano mayor del padrastro de Peter, Steven. Cambió su apellido después de mudarse con Steven y Tracey Connelly, ahora de 30 años, a su casa en Tottenhan, en el norte de Londres.
Fue allí donde los tres abusaron de Peter, dejándole con más de 50 lesiones, incluyendo la espalda rota. El niño finalmente murió en 2007. La autopsia mostró que había tragado un diente después de ser golpeado.
Connelly fue encarcelado durante cinco años por causar o permitir la muerte de peter; mientras Barker fue condenado a diez años por el mismo cargo. La madre será la próxima en salir libre, posiblemente en agosto del próximo año. Barker no saldrá hasta 2019. Owen fue puesto en libertad después de ser condenado a seis años por causar o permitir la muerte del bebé.