Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La avispa asiática se asienta en Europa dejando un impacto socioeconómico en el norte de España

La avispa asiática se ha establecido en Italia, Reino Unido y España --en las áreas de clima suave y húmedo-- causando un impacto socioeconómico en el norte español por tener como presa preferida la abeja de la miel.
En este sentido, se estima que una sola avispa puede capturar entre 25 y 50 abejas al día, aprovechando que su tamaño es mucho mayor para infundirles miedo y matarlas de un golpe de mandíbula, "separan las partes del cuerpo, las unen en una bola y las trasladan hasta el nido para alimentar a sus larvas", según ha informado el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (Creaf) de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) en un comunicado.
Después, entran en el panal y acaban con la miel, un 'modus operandi' que ha provocado un impacto socioeconómico en las zonas melíferas del norte de España; en el área vasca de Pasaia Donibane en 2012 registraron una mortalidad de este insecto del 30% y se sospecha que la misma avispa tiene efectos sobre otros productos agrícolas, como flores o frutos cultivados que consumen los ejemplares adultos.
La avispa asiática, que no es agresiva para el ser humano, se ha expandido rápidamente por España gracias a su gran capacidad de reproducción --una reina en un nido podría tener hasta 15.000 celdillas y se pueden producir hasta 500 nuevas reinas al año--, además las personas también contribuyen con un papel de transportistas.
Un estudio del Creaf, que evaluaba el riesgo de invasión, ha determinado que las zonas húmedas y de temperaturas suaves son idóneas para que esta especie se implante, por esta razón lugares más áridos y secos como Almería y Madrid tienen un bajo porcentaje de invasión.
MÉTODOS PARA COMBATIRLA
Una de las líneas de investigación prioritarias es diseñar trampas específicas para la avispa asiática, aunque mientras no se encuentre, algunos gobiernos autonómicos se han aventurado a recomendar métodos caseros como los de La Rioja, que tras conocer su existencia en 2014 propuso como atrayente una mezcla de cerveza, vino blanco y zumo de arándanos.
Asimismo, La Rioja se plantea introducir depredadores nativos como halcón abejero, abejaruco común e incluso el adiestramiento de aves.
Por otro lado, además de planes impulsados por asociaciones de apicultura, estudiantes de la Universidad de la Islas Baleares han desarrollado una aplicación móvil para controlar la expansión.