Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El aumento de los casos de dengue pone en alerta al estado brasileño de Bahía

Un brote de dengue con 5.000 contagios en las últimas dos semanas alarma a las autoridades sanitarias del estado brasileño de Bahía (noreste), donde se han duplicado los casos en los dos primeros meses del año, informaron hoy fuentes oficiales.
Desde el comienzo del año se han registrado 11.000 casos de dengue en el estado y nueve fallecimientos confirmados, según el boletín epidemiológico publicado hoy por la secretaría de Salud regional.
El 73 por ciento de los enfermos se concentra en Salvador, capital del estado, y otros nueve municipios: Porto Seguro, Jequié, Itabuna, Itororó, Jacobina, Ipiaú, Presidente Dutra, Barreiras y Andaraí.
En Jequié se han registrado 29 casos de dengue hemorrágico, con dos fallecimientos. En Porto Seguro, seis casos y cuatro muertes, mientras que en Itabuna ha habido tres víctimas fatales.
La Justicia local autorizó hoy a los agentes de los organismos de salud a entrar en propiedades privadas que estén cerradas, como edificios abandonados, para inspeccionar la posible existencia de criaderos del mosquito transmisor.
El "aedes aegypti" se multiplica con mayor facilidad en lugares con agua estancada, como piscinas o pozas en las que no se haya limpiado hace tiempo, o incluso neumáticos o tejados en los que se acumule agua de lluvia.
En el estado de Minas Gerais también existe preocupación por esta enfermedad infecciosa, puesto que se han contabilizado 2.700 casos en la capital, Belo Horizonte, en lo que va del año.
Sin embargo, este año la enfermedad parece haber pasado de largo en Río de Janeiro, región en la que el año pasado enfermaron 255.818 personas y al menos 174 perdieron la vida, en la que fue considerada la epidemia más mortífera y la segunda más virulenta de la historia de la ciudad, después de la de 2002.
Este año, hasta la mitad de febrero se han registrado 2.297 contagios, una cifra veinte veces menor a la de 2008, y tampoco se ha confirmado ninguna muerte relacionada con la enfermedad, según datos de la secretaría regional de salud.