Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades mexicanas controlan una "riña menor" en una cárcel de Zacatecas

El gobierno del estado mexicano de Zacatecas logró hoy controlar una "riña menor" en el interior de la cárcel de Fresnillo, una semana después de que 53 reos ligados al cartel del Golfo se fugaran de otro penal del estado.
"Luego de que se suscitara una riña entre tres internos de la cárcel regional de este municipio a la que se sumaron otros siete (...) las actividades han vuelto a la normalidad", detalla un boletín emitido por el gobierno zacatecano.
A primera hora de hoy comenzó un altercado en el interior del penal, y algunos medios llegaron a hablar de un motín de unos trescientos reclusos, que las autoridades descartaron.
Según algunas primeras versiones extraoficiales de los hechos, algunos reclusos pedían el traslado a otras cárceles de los presos más peligrosos.
Finalmente, el altercado fue controlado y por la tarde "se restablecieron en los locutorios las visitas de abogados y familiares de los internos".
"La gobernadora del estado, Amalia García Medina, instruyó que se facilitara la entrada de la prensa que se encontraba en esos momentos a las afueras del centro penitenciario y ellos mismos pudieron constatar que todo ha vuelto a la normalidad", agrega el boletín.
"El secretario general de Gobierno, Carlos Pinto Núñez, y el encargado de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), el comandante Antonio Caldera Martínez, actuaron con rapidez para instaurar el orden en el centro penitenciario", agrega la nota.
Precisamente, este último funcionario asumió hoy el control de la SSP de Zacatecas después de que ayer Alejandro Rojas fuera cesado.
Rojas fue reemplazado al frente de la policía del estado seis días después de que se fugaran del penal de Cieneguillas en ese estado sin disparar un solo tiro y con la aparente complicidad de los guardias de la prisión los 53 reos de alta peligrosidad ligados al cartel del Golfo, que continúan prófugos.