Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 138 barcos competirán esta semana en la Copa del Rey en la bahía de Palma

La 36º Copa del Rey acogerá este año un total de 138 barcos, una cifra que la organización ha calificado de "sin precedentes en la historia del evento", que competirán entre el lunes y el sábado en aguas de la bahía de Palma.
Por su parte, el rey Felipe entregará hará la entrega de trofeos de la regata el sábado a las 21.00 horas en el recinto Ses Voltes, en el Parque del Mar.
El evento deportivo ha comenzado este fin de semana de forma oficial con la confirmación por parte de los diferentes equipos que participarán de las inscripciones y la presentación de la documentación necesaria para garantizar su participación.
Según la página web oficial de la organización, este domingo se están ultimando los preparativos y varios barcos han tomado contacto con la bahía de Palma, donde competirán entre el lunes y el sábado, 5 de agosto.
El gerente del Real Club Náutico de Palma (RCNP), Jaime Carbonell, ha explicado que dar amarre a 138 barcos participantes supone reubicar hasta 125 barcos de socios del club, con lo que ello conlleva. "Lo complicado es encontrar los huecos para reubicar los barcos, y que al mismo tiempo suponga la mínima complicación para los socios", ha indicado en la web.
La mayoría de los barcos los mueve el personal del club, para lo cual empiezan con dos meses de antelación, y para lo que cuentan con la ayuda de las chicas de Capitanía y los marineros, que conocen a quién pertenece cada embarcación y cuándo van a utilizar las instalaciones.
Por otro lado, ha explicado que para completar las necesidades de amarre, especialmente de los barcos más grandes, deben buscar plaza fuera de las instalaciones del club, para lo que "entran en juego la relaciones, los favores mutuos" entre los capitanes de puertos.
Oficialmente, los amarres para la flota estaban disponibles a partir de este viernes 28 de julio, pero hay barcos que llegan antes y a los que hay que buscar amarre. "Este año, por ejemplo, los italianos y algunos franceses se han adelantado mucho, algunos han llegado hasta diez días antes", ha indicado Carbonell.
Además de los amarres, varios equipos necesitan espacio para ubicar sus contenedores, especialmente los GC32 y los Maxis, que cuentan con su propia logística. "Esto nos obliga a llegar a acuerdos con nuestros vecinos: Astilleros Mallorca y Servicios Técnicos Portuarios. Sin ellos no podríamos acoger físicamente la infraestructura que acompaña a estos barcos", ha explicado.
La regata termina el sábado y los barcos comenzarán a irse el domingo, cuando comenzarán a devolver las embarcaciones a sus amarres para volver a la normalidad.
El equipo encargado de estas labores cuenta con unas 25 personas entre marinería, capitanía, buzos, mantenimiento y logística, muchos de ellos trabajando a turno doble para garantizar el buen funcionamiento.