Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Por qué usar bastoncillos para los oídos no es una buena idea

Bastoncillostelecinco.es

Es algo que nuestros padres nos dicen continuamente y una advertencia de los médicos que alertan constantemente sobre el peligro del uso de los bastoncillos para oídos. Pero ¿por qué son tan malos para nosotros exactamente?

Si tus oídos están bloqueados con cera, puede ser tentador quitártela con bastoncillos, pero hacerlo puede crear un problema auditivo, informa The Mirror.
Cuando introducimos un bastoncillo en nuestras orejas, la punta empuja la cera más profundamente en el canal auditivo hacia el tímpano e impacta en él. Si esa acumulación de cerumen presiona contra la piel del tímpano, puede hacer que éste no vibre y causar así problemas de audición. No debería haber ninguna necesidad de ellos porque nuestros oídos, en realidad, se "autolimpian", según Oxford University Hospitals. En su guía para pacientes señalan que “la piel de los oídos actúa como una cinta transportadora. Viaja por nuestro canal auditivo llevándose cualquier residuo con ella.
“Si usas un bastoncillo o cualquier otra cosa para limpiar los oídos, puedes interrumpir esta forma natural de limpieza de los oídos. A menudo, la única cosa que se consigue es empujar la cera hacia dentro del canal auditivo, provocándote sordera temporal y causando daños a tu canal auditivo o tu tímpano”.
Si tu ‘cinta transportadora’ no funciona y experimentas un exceso de cera, lo mejor es visitar al médico para que te limpie los oídos con un procedimiento muy simple.