Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La batalla de los Ayuntamientos contra los perros

Los dueños de los perros tendrán que estar más atentos para que no les multen. Video: ATLAStelecinco.es
En Badalona los dueños de los perros tendrán que estar más atentos cuando los saquen a pasear. Si su perro orina en la fachada de un edificio le caerán 600 euros de multa y si defeca en la vía pública la sanción podría llegar hasta los 900. Se trata de igualar la sanción si quien hace sus necesidades en la calle es una persona o un animal.
Está también prohibido que los animales estén en zonas verdes, infantiles, playas y parques. Además, deben llevar bozal, especialmente si son peligrosos.
No este consistorio el único que ha emprendido su limpia cruzada contra la raza canina. En Castellón ya han puesto más de un centenar de multas en lo que va de 2009 a quien llevaba a su animal suelto, por no censarlos o no recoger los excrementos. La sanción más leve, por no recoger las necesidades del can, es de 30 euros, la más alta por no tener licencia para llevar a un animal peligroso es de 2.400.
Igualmente en Madrid es obligatorio llevar a los perros con correa. Solo se les puede pasear sueltos de 19 a 10 horas en ivierno y de 20 a 10 horas en verano, excepto en las zonas infantiles y de mayores. Además, los animales no podrán pasar la noche en balcones, ni terrazas, ni subir en el ascensor si coinciden con otras personas. Y las personas están obligadas a recoger las deyecciones de sus mascotas.
Los ciudadanos de Maçanet de la Selva que tienen perros no pueden subir los en el ascensor por higiene. La ordenanza municipal que regula la tenencia de animales sanciona a quienes suban a su mascota en el ascenso, aunque les acompañe su dueño, con entre 60 y 300 euros.
Este Ayuntamiento también limita el número de animales que pueden vivir en un piso: son dos gatos, tres perros y dos hurones porque tener más de seis animales de una misma especie puede conllevar riesgo sanitario.