Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Denuncia ataques en Internet por publicar fotos de su bebé muerto

Denuncia ataques en Internet por publicar fotos de su bebé muertotelecinco.es

Una madre que compartió las fotos de su bebé de diez semanas muerto como parte de una campaña para pedir monitores de control para los niños con apnea se ha convertido en objetivo de trolls en Internet.

Nicole Pike posó con su hijo Ralphie después de descubrir que había muerto en su moisés. En las imágenes, la devastada madre de 28 años besa a su hijo pequeño después de morir, antes del entierro. En otra foto, su otro hijo, Riley Lee, mira el cuerpo de su hermanito pequeño mientras se despide de él.
Ralphie falleció el 16 de enero de 2016, nueve días después de haber sido dado de alta del Hospital Infantil de Nottingham en el Queen's Medical Center. Poco antes había sido tratado por bronquitis y meningitis y había sufrido episodios de apnea, es decir, había dejado de respirar durante algunos segundos, informa Mirror Online.
Campaña
El mes pasado, la investigación determinó que Ralphie murió repentinamente "al sufrir de bronquiolitis y de experimentar episodios de apnea".  El pequeño había pasado una semana en el hospital después de caer enfermo en la víspera de Año Nuevo. Fue dado de alta el 7 de enero de 2016 ya que parecía estar recuperándose bien. Nueve días después, falleció. "Nicole le recogió [de su moisés] para darle de comer y me gritó", recuerda Ricky, el padre de Ralphie. "Me acerqué y su cuerpo estaba helado. Llamamos a urgencias y a los vecinos. Traté de reanimarle pero obviamente se había ido”.
Sus padres creen que si les hubieran proporcionado un monitor para llevar a casa, Ralphie no hubiera muerto. Los monitores "graban cada vez que un bebé respira y si no respiran durante 10 segundos o más suena una alarma. Si hubiéramos tenido uno para Ralphie, habría podido acudir cuando la alarma hubiera sonado y podría haberle salvado la vida", cree Nicole.
Por eso llevan a cabo una campaña para que esos monitores sean más accesibles a las familias.
"Cuando Ralphie falleció fue horrible", explica Nicole, que compartió las imágenes de su bebé muerto con la finalidad de dar visibilidad a la campaña. Nicole volvió a compartir sus fotos en el periódico británico Mirror Online a principios de este mes después de que un forense hiciera pública la causa de la muerte de su hijo.
Objetivo de trolls
Después de que las fotos fueran publicadas, Nicole empezó a recibir mensajes “repugnantes” de trolls, diciéndole que "está enferma" y que debe sentir "vergüenza”. Algunos de los trolls la atacan por dejar que Riley Lee, entonces de dos años de edad, viera a su hermano pequeño muerto.
"Tengo mensajes que me dicen que debería estar avergonzado de mí misma y que dicen '¿qué pasa contigo? Debes estar enferma para llevar a un niño de dos años a ver a un bebé muerto", explica Nicole.
"A la mayoría de la gente no le gusta el hecho de que dejara a Riley Lee ver a su hermano, pero ¿quién puede juzgarme? Hice lo que pensé que era correcto y no cambiaría nada de lo que hice".
“Cuando Ralphie falleció, hablé con un consejero de duelo que me dijo que es bueno que los hijos se despidan. Por supuesto, al principio estaba un poco preocupada, pero no cambiaría nada de lo que hice”, relata esta madre.
Nicole, que también ha recibido mensajes de apoyo, compartió las imágenes en blanco y negro de Ralphie "con orgullo". "No me avergüenzo", señala al Mirror Online . "Creo que son hermosas; esté respirando o no, es mi hijo y el hermano de Riley Lee".
Pero admite que "hubo algunas lágrimas con el comentario sobre Riley Lee viendo a Ralphie. Me duele que la gente sea tan crítica cuando, ¿quién puede decir nada? No saben cómo reaccionarían a menos que lo hayan pasado. Todo el mundo se aflige de manera diferente".
Además, añade: "¿La gente realmente piensa que quería tener que publicar estas imágenes? Preferiría ver a mis hijos jugando felices, disfrutando de la vida, pero no puedo hacerlo".