Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El perfil bioquímico puede determinar la agresividad del cáncer de próstata

Según los científicos del Hospital General de Massachusetts (EE.UU.), en las primeras pruebas el análisis espectroscópico de la estructura bioquímica de la glándula prostática identificó el lugar del tejido maligno. EFE/Archivotelecinco.es
La espectroscopia de resonancia magnética, que analiza la bioquímica y no la estructura de los tejidos, podría ubicar con precisión el cáncer de próstata y determinar su agresividad tumoral.
Y esa información podría ser crucial para planificar el tratamiento, indicó un estudio publicado hoy por la revista Science Translational Medicine.
Según los científicos del Hospital General de Massachusetts (EE.UU.), en las primeras pruebas el análisis espectroscópico de la estructura bioquímica de la glándula prostática identificó el lugar del tejido maligno, lo cual fue confirmado mediante el examen patológico convencional.
Leo Cheng, del Departamento de Patología del hospital, señaló que el procedimiento "detecta tumores que no se pueden encontrar mediante otra técnica de imágenes" y puede proporcionar información para determinar el mejor tratamiento.
El examen de antígenos específicos de la próstata (PSA) indica la presencia potencial de un tumor, sin embargo, las condiciones benignas de la próstata también afectan a los niveles de PSA, por lo que la confirmación del cáncer debe hacerse mediante la biopsia.
Debido a que puede estar confinado en una sola zona maligna, existe el peligro de que esa biopsia no esté dirigida a la zona afectada y resulte negativa.
Según Cheng, la espectroscopia puede distinguir el cáncer del tejido benigno y es superior a los otros estudios patológicos que determinan la prognosis del cáncer.
En las pruebas, el método fue utilizado en cinco glándulas prostáticas cancerosas extraídas de los pacientes.
La espectroscopia midió la proporción de metabolitos (sustancias bioquímicas producidas por los procesos metabólicos), vinculadas a la presencia de cáncer.
Posteriormente, las glándulas fueron examinadas mediante procedimientos histológicos convencionales para determinar la presencia del tumor según la apariencia de los tejidos. Ese análisis se realizó de una forma que preservó la ubicación del tumor en la próstata.
Al compararse, los resultados revelaron en ambos casos cinco de siete regiones prostáticas con tumores. Las otras dos estaban en los extremos de la próstata donde la exposición al aire comprometió la precisión del examen espectroscópico, según el informe.
Agregó que el examen también confirmó la extensión del cáncer con una precisión de más del 90 por ciento.
Según Cheng, mediante el perfil proporcionado por el examen espectroscópico es posible reunir toda la información necesaria para tener un panorama biológico completo sobre este tipo de cáncer.
"A medida que analicemos más y más tumores con la espectroscopia, deberemos definir perfiles que reflejen estados específicos clínicos y patológicos", sin la necesidad de la biopsia.
El científico agregó que una vez que se tengan todos los datos, estos se podrán recombinar para proporcionar un perfil que proporcione los parámetros de la ubicación del tumor y, en última instancia, de su agresividad.