Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El estado brasileño de Amazonas se declara en emergencia por inundaciones

El nivel de los río Negro e Solimões ha subido a topes solamente registrados hace 54 años, cuando parte de la región quedó virtualmente debajo del agua. EFE/Archivotelecinco.es
El gobernador del estado brasileño de Amazonas, Eduardo Braga, ha declarado a esa región en "estado de emergencia" debido a unas inundaciones consideradas las peores en los últimos 54 años y que amenazan a unas 175.000 personas.
"La situación es muy grave y miles de familias deberán ser desalojadas", dijo el gobernador, quien precisó que en tales circunstancias están 24 municipios y podría resultar afectada la ciudad de Manaus, capital del estado, donde están asentadas numerosas industrias.
Según informaciones del Servicio Geológico de Brasil, el nivel de los río Negro e Solimões ha subido a topes solamente registrados hace 54 años, cuando parte de la región quedó virtualmente debajo del agua.
Las autoridades de Defensa Civil prevén que alrededor de 50.000 personas que viven en áreas ribereñas en la ciudad de Manaus tendrán que ser desalojadas en los próximos días.
En el interior del estado, otras 34.000 personas ya han sido afectadas directa o indirectamente por las inundaciones, que pueden llevar incluso al traslado temporal de otras 90.000 personas.
El departamento de Defensa Civil han anunciado el envío de 312 toneladas de alimentos, mientras que el Ministerio de Salud se prepara para llevar equipos médicos y colaborar con medicinas y vacunas en las ciudades en que la situación es peor.
Asimismo, las autoridades dispondrán el envío de colchones y ropa para ayudar a los damnificados.
El ministro del Medio Ambiente, Carlos Minc, ha advertido también sobre la gravedad de la situación en algunas ciudades y sobre una posible escasez de agua potable en la región.
Según el servicio meteorológico, los pronósticos indican que las fuertes e inusuales lluvias que han caído en la zona desde inicios de este año se prolongarán al menos durante los próximos siete días, lo que podría contribuir a elevar aún más el caudal de los ríos.