Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cardenal Martini dice que la envidia es el vicio capital por excelencia en la Iglesia

El cardenal Martini con el Papa. Foto: BBCtelecinco.es
El cardenal Carlo María Martini ha asegurado que el "vicio clerical por excelencia" es la envidia. Ha añadido que otros pecados capitales fuertemente presentes en la Iglesia son la vanidad y la calumnia.
Martini, de 81 años, ex arzobispo de Milán y considerado durante años como "papable", ha hecho estas denuncias en unos ejercicios espirituales. Según publica el diario La Repubblica, el cardenal italiano considera que dentro de la Iglesia existen muchas personas "consumidas" por la envidia, que dicen "qué mal he cometido para que nombren obispo a fulanito y no a mí".
El purpurado también arremetió con el "carrerismo" en la Iglesia y especialmente en la Curia Romana, "donde cada uno quiere ser más". A ese respecto, denuncia que con esos objetivos "ciertas cosas no se dicen, ya que se sabe que bloquean la carrera" y eso es -asegura- "un mal malísimo para la Iglesia".
Martini cree que de esa manera se impide decir la verdad "y se intenta decir lo que gusta al superior. Así, se actúa según como cada uno se imagina que gustaría al superior, haciendo así un flaco servicio al Papa".
Más pecados
No es el único pecado capital entre los hombres de iglesia. El purpurado también habló de la calumnia, resaltando que a las diócesis llegan numerosas cartas anónimas en las que se habla mal de algunos de sus miembros. Cuenta que cuando era arzobispo de Milán ordenó que se destruyeran todas esas misivas que llegaban sin remite, "muchas de ellas escritas desde Roma".
El jesuita Martini denunció también el vicio de vanidad, precisando que en la Iglesia "es muy grande". "Preferimos el aplauso al pitido, la acogida a la resistencia. ¡Que grande es la vanidad en la Iglesia! Se ve en los hábitos. En un tiempo los cardenales tenían capas de seis metros de cola de seda. Continuamente la Iglesia se desnuda y se reviste de ornamentos inútiles. Tiene esa tendencia a la ostentación, al alarde", manifestó el cardenal.
KOD