Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una joven con ceguera pide etiquetar en braille todos los productos de supermercados

Una joven con ceguera pide etiquetar en braille todos los productos de supermercadosGTRES

Rocío pretende conseguir 75.000 firmas para presentar al Parlamento Europeo esta iniciativa que obligaría a etiquetar en braille todos los productos de los supermercados. En su campaña explica que de esta forma dejarían de depender de otros para acciones tan cotidianas como hacer la compra.

“El otro día iba a tomar un vaso de leche para desayunar. Abrí el cartón y resultó ser caldo de pollo. Bueno, pues parece que esta noche toca sopa”. Así comienza la denuncia de Rocío, una mujer con ceguera de Granada, en la plataforma Change.org.
De momento, ha logrado más de 52.000 firmas para solicitar al Parlamento Europeo una legislación que obligue a todos los productos que se venden en los supermercados a incluir etiquetas en braille y así favorecer la accesibilidad y autonomía de los invidentes.
 “A media mañana se me antojó un zumo de naranja… pero abrí uno de piña. Para la cena decidí acompañar mi filete de pez espada con algo ligerito. Fui a abrir una lata de arroz y la lata resultó ser de calamares en su tinta… ¡no le pegaba nada al pescado!”, explica Rocío.
En su denuncia y búsqueda de apoyos, Rocío relata las dificultades con las que se encuentra día tras día a la hora de consumir los productos que compra en el supermercado. Ninguno tiene algún tipo de etiquetado que ella pueda interpretar. “No estoy proponiendo ningún disparate. Esta iniciativa ya está en marcha en supermercados extranjeros. En el Coop de Inglaterra, por ejemplo, casi todos los preparados alimenticios frescos están etiquetados en Braille. Y los postres, y algunos cosméticos también”.
Añade que no debería suponer una mayor dificultad si los demás países ya han incluido esta medida. “Si en España ya hemos incorporado el braille a todos los medicamentos eso significa que es perfectamente posible aplicar una legislación al respecto también en otro tipo de productos envasados”.
Explica que si se consiguiera esto, los invidentes dejarían de depender de otros para poder hacer la compra “o no tendremos que preguntarle al vecino cada dos por tres qué contiene la lata que vamos a abrir hoy para comer… y se acabará por fin lo de abrir tres botes hasta dar con el bueno”.
Cuando la campaña llegue a las 75.000 firmas, se podrá presentar la petición al Parlamento. Mientras, Rocío ha conseguido dar visibilidad a un problema al que se enfrentan las personas con ceguera y concienciar acerca de las dificultades a las que se enfrentan en tareas tan cotidianas como hacer la compra. “Y el etiquetado en braille, un paso gigante en nuestra calidad de vida”.