Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los regantes celebran la aprobación de los planes de cuenca y piden un Plan Hidrológico Nacional

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) ha celebrado la aprobación de los planes de cuenca porque cree que son "muy positivos" y cree que ahora se debe iniciar un Plan Hidrológico Nacional (PHN).
El presidente de Fenacore, Andrés del Campo, ha señalado a Europa Press que los regantes apoyaron todos los planes en el Consejo Nacional del Agua porque el balance general "es muy positivo" y porque han tenido una participación muy elevada, pese a que no ha conseguido "todo lo que creían necesario".
En este sentido, ha precisado que ha faltado lograr algunas obras de regulación más en la cuenca del Tajo y en otras zonas deficitarias, aunque se han atendido "muchas" de sus reivindicaciones, que ha defendido como "razonables".
Por ello, ha mostrado su desacuerdo con las ONG ambientales de las que opina que plantean reivindicaciones "muy exigentes" respecto a los caudales ecológicos, sobre todo en algunas cuencas como el Tajo y el Segura, lo que generará un mayor déficit de agua para los usos existentes en la actualidad.
"Tiene que haber caudales ecológicos razonables, pero no excesivos y si España tiene procedimientos de infracción es por la minuciosidad en la fijación de caudales ecológicos muy restrictivos por un exceso de celo en la conservación", ha sentenciado.
Del Campo reconoce que este planteamiento es "contrario" al de las ONG ecologistas y ha calificado de "'sui generis'" los informes en los que se basan a la hora de proponer unos caudales que "se acercan poco a la realidad".
NUEVO PASO, PLAN HIDROLÓGICO NACIONAL
Tras la culminación de la planificación hidrológica, para el presidente de los regantes ahora el paso necesario es la elaboración y aprobación de un Plan hidrológico Nacional que, en su opinión, se debe hacer "cuanto antes para evitar la contaminación política del agua".
De este modo, considera que este plan debe dar soluciones a los déficit de algunas zonas para acabar con el problema político en España en materia de agua, donde "siempre ha predominado el interés localista sobre el interés común" porque "ninguna cuenca quiere perder agua".
En este contexto, ha recordado la distribución irregular de las precipitaciones en España, donde el 40 por ciento de la pluviometría cae sobre el 11 por ciento del territorio.
Por ello, ha apostado por soluciones para llevar agua de una cuenca a otras que en la actualidad son deficitarias. "El escenario político actual hará que sea dificilísimo alcanzar un Plan Hidrológico Nacional porque predominan los intereses políticos y localistas sobre el interés general", ha advertido.