Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"El cementerio nuclear albergará ciento de veces la radioactividad que se escapó en Chernobil"

El almacén temporal centralizado (ATC) de residuos radiactivos albergará 7.000 toneladas de combustible procedente de las centrales españolas y 1.900 metros cúbicos de residuos del desmantelamiento de Vandellós I, que ahora están en Francia y que en 2010 deben volver a España.
Enresa, la empresa nacional que gestiona estos residuos, recuerda que las piscinas de las centrales nucleares "están casi saturadas" y aseguran que el ATC "no es contaminante" porque no produce energía, ni se da en él reacciones nucleares. Algo que niega rotundamente Greenpeace.
La empresa "miente descaradamente" cuando afirma que en un cementerio nuclear no se produce radioactividad, ha sentenciado Carlos Bravo, portavoz de la asociación ecologista. Bravo ha explicado que aunque no se trata de una central, en "los elementos inertes que alberga sigue habiendo reacciones". Mientras "los residuos se desintegran" "un proceso que puede durar cientos de años-","se genera radioactividad", y en algunos casos, "gases que se liberan a la atmosfera".
Los ecologistas advierten además de los riesgos del transporte de este tipo de residuos. Por eso abogan porque sean almacenados en superficie y en seco en las mismas centrales que los generan, sistema que utilizan Alemania y EEUU.
Bravo asegura que el futuro ATC albergará "varios cientos e incluso miles de veces la radioactividad que se escapó en Chernobil". Greenpeace le pide al Gobierno la consecución de un acuerdo social, territorial y político, previo plan de cierre progresivo de las centrales y recuerda que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reconoció, durante el Debate del Estado de la Nación en mayo de 2006, "la necesidad de lograr un amplio y previo consenso".
Esta mañana, los presidentes autonómicos de Castilla La Mancha y Cataluña se han pronunicado claramente en contra de que sus regiones alberguen el almacén. José María Barreda ha dicho que va a "hacer todo lo posible para evitar la instalación del cementerio" en Yebra. José Montilla también lo ha dejado claro: "Yo no quiero el almacén nuclear en Ascó"