Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La central nuclear de Garoña notifica una parada no programada

El CSN está estudiando el posible cierre de la central. Foto: EFEtelecinco.es
El CSN ha informado en un comunicado de este incidente que se produjo a las 23:55 horas del jueves por rechazo de carga del generador principal y tras el que funcionaron correctamente todos los sistemas de seguridad.
La central nuclear de Garoña, en funcionamiento desde 1970 y cuya vida útil -40 años- expira el próximo mes de julio, sufrió el pasado 6 de abril otra parada de actividad no programada por una reducción de carga superior al 20 por ciento. También en ese caso sin riesgos.
El Consejo de Seguridad Nacional deberá decidir antes del próximo 5 de junio si autoriza la prórroga de diez años en la explotación solicitada por el titular de la central, Nuclenor -participada al 50 por ciento por Endesa e Iberdrola- o si, por el contrario, acuerda el cierre definitivo de la misma.
El reactor nuclear de Garoña es el más antiguo de los ocho actualmente operativos en España y el primero sobre el que se plantea la decisión de un posible cierre.
Greenpeace ha recordado que el pasado 6 de abril se produjo otra parada no programada debido a un mal funcionamiento en una de las válvulas de alivio/seguridad de la central.
Además, Ecologistas en Acción y Greenpeace denunciaron que cinco días antes, cuando Garoña procedía a arrancar tras la parada de recarga que hizo en marzo, se produjo una explosión y un incendio en un transformador eléctrico, aunque la central no notificó el incidente al CSN.
La organización ecologista considera que estos incidentes "son las nuevas pruebas de la falta de seguridad" de la central, por lo que ha pedido al Gobierno que "no demore por más tiempo" la decisión de cerrar definitivamente la central de Garoña en julio de 2009, cuando acaba su permiso de explotación.
"No hay ningún motivo económico, ni energético, ni medioambiental ni social al que el Gobierno pueda agarrarse para incumplir su compromiso de cerrar inmediatamente y de forma definitiva la obsoleta y peligrosa central nuclear de Garoña", según Carlos Bravo, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace.
BQM /KOD