Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vacuna contra el cáncer de cérvix es segura y su eficacia es del 98% según el mayor estudio clínico

José María Vallés, del servicio de Medicina Preventiva del Hospital Clinic de Barcelona; José Antonio Vidart, jefe de Servicio de Ginecología del Hospital Clínico de Madrid; Xavier Castelsague, epidemiólogo del Instituto Catalán de Oncología; María Castro, del servicio de Ginecología del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, y Aureli Torne, del servicio de Ginecología del Clinic de Barcelona, tras la presentación del mayor ensayo clínico realizado hasta ahora sobre la eficacia de la vacuna frente al cáncer de cérvix, en el que han participado más de 18.500 mujeres de entre 15 y 25 años de varios continentes y que se ha publicado hoy en "The Lancet" on line. EFE/ Archivotelecinco.es
La vacuna frente al cáncer de cérvix o cuello de útero es segura y su eficacia frente a lesiones precursoras del mal es de alrededor del 98 por ciento, según los resultados del mayor estudio clínico en fase III (con participación masiva) realizado al respecto y que se publican hoy en "The Lancet".
De dichos resultados han informado hoy en Madrid, durante una rueda de prensa conjunta, varios de los responsables de este estudio internacional, en el que han participado los centros médicos madrileños Hospital Clínico San Carlos, Hospital de Móstoles y Hospital Santa Cristina, aparte del Hospital Clinic, el Institut Catalá d'Oncología y el Hospital Vall d'Hebron, de Barcelona.
Este estudio, en el que han participado 18.664 mujeres de entre 15 y 25 años de 14 países de Europa, Asia-Pacífico, Estados Unidos y Canadá, y Latinoamérica, de la cuales casi 400 proceden de España, se ha centrado en la investigación de la eficacia de la vacuna Cervarix, de GlaxoSmithKline, que en España, en concreto, se distribuye en siete comunidades autónomas.
El resto de las comunidades suministra otra vacuna frente al cáncer de cuello de útero denominada Gardasil, fabricada por Sanofi, y que es la relacionada con el caso de unas niñas que sufrieron trastornos cuando se les administró, aunque finalmente las autoridades sanitarias concluyeron que no existía vinculación entre dicho mal y el fármaco.
Según ha explicado hoy la doctora María Castro, del Servicio de Ginecología del Hospital Puerta de Hierro, en Madrid, y que ha colaborado en el estudio sobre la eficacia de Cervarix desde el Hospital de Móstoles, ambas vacunas son completamente seguras, tal y como ha sido avalado por la comunidad científica y las autoridades sanitarias, y ha animado a su administración dado el elevado porcentaje de eficacia demostrado para prevenir el cáncer de cuello de útero y otros problemas asociados.
Sólo en España, según las cifras, se contabilizan 2.100 nuevos casos de este tipo de cáncer al año, con una mortalidad anual de 740 mujeres, lo que supone que cada día fallecen en este país dos personas por este tipo de enfermedad, que se sitúa entre la segunda y la tercera neoplasia más frecuente en España en mujeres de entre 15 y 44 años.
Según los científicos, de acuerdo a los datos epidemiológicos, En España, como en el resto de Europa, son los genotipos 16 y 18 del virus del papiloma humano (VPH) los que están asociados al 70 por ciento de los casos registrados, y frente a los cuales la eficacia de la vacuna Cervarix es casi del cien por cien, tal como ha demostrado este ensayo clínico.
Dichos resultados son extremadamente buenos incluso entre las jóvenes que han participado en el estudio y que no han respetado en su totalidad el protocolo establecido, de modo que aun no teniendo contacto con el papiloma, limitaron el tratamiento médico a sólo dos dosis de la vacuna, en lugar de a las tres fijadas, tal como ha explicado, entre otros, el jefe de Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, el doctor José Antonio Vidart.
Otra de la ventajas de esta vacuna, según los responsables de la investigación, es que proporciona una muy elevada protección cruzada de forma individual frente a otros tres genotipos del VPH distintos a los mencionados; en concreto, frente a los tipos 31, 33 y 45, que son los que más casos de cáncer de cérvix producen después del 16 y 18.