Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Charlie Gard será enterrado junto a sus peluches

Charlie Gard será enterrado junto a sus peluchesFacebook

Los padres de Carlie Gard se preparan para otro duro momento, su entierro. Será otra decisión difícil, una más, desde que a las cuatro semanas de haber nacido se le detectó una rara enfermedad degenerativa que destruía su cerebro. El pequeño Gard murió el pasado 28 de julio a escasos días de celebrar su primer cumpleaños. Ahora, Chris y Connie tienen que decidir cómo será su funeral pero ya tienen claro que será enterrado junto a sus peluches.

Han pasado tres días desde el fallecimiento de Charli y sus padres aún tratan de asimilar la pérdida de su hijo. Este fin de semana han estado recluidos intentando recuperarse del tremendo mazazo que les ha supuesto este año de martirio luchando contra todo para darle una oportunidad antes que rendirse al destino fatal por el que apostaban los médicos que le trataban.
Charlie, que nació el 4 de agosto de 2016, heredó el gen defectuoso RRM2B, que afecta a las células responsables de la producción de energía y la respiración, dejándolo incapaz de moverse o respirar sin un ventilador.
Desde ese momento, los padres de Charlie Gard protagonizaron una intensa batalla judicial para que el hospital en el que estaba ingresado le permitiera trasladarlo para someterse a un tratamiento experimental.
Pero la larga batalla legal concluyó con la derrota de los padres tras aceptar que los daños en su hijo eran irreversibles.
Ahora se enfrentan al duro momento de su entierro. Connie, como recoge Daily Mail, recuerda que "ahora deberíamos estar preparando su cumpleaños pero en su lugar estamos decidiendo cómo será su funeral".
Chris al que siempre hemos visto con uno de los peluches favoritos de Charlie, tiene claro que despedirán de forma definitiva a su pequeño acompañándolo con uno de estos ositos a los que se aferraba con fuerzas durante los duros momentos que ha pasado en el hospital.