Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dramático testimonio de un padre cuya hija se suicidó tras ser violada y ciberacosada

Rehtaeh ParsonsInformativos Telecinco

"Era su padre y se supone que tenía que ser el hombre que la ayudara, la guiara y la salvara". El que habla es Glen Canning, padre de una niña que acabó con su vida a causa del acoso que recibía. Un año después de perder a su hija, Rehtaeh Parsons, reúne fuerzas para contarlo. La joven  de 15 años fue violada por cuatro chicos de Nueva Escocia (Canadá), que además capturaron el momento de la violación y difundieron las imágenes a través de Internet.

Cuando Rehtaeh tenía 15 años fue violada por cuatro chicos de la provincia de Nueva Escocia (Canadá). Uno de los asaltantes fotografió el momento y difundió las imágenes a través de la Red. Tras este hecho, siguieron meses de acoso hasta que la menor acabó con su vida. Su padre, Glen Canning ha reunido fuerzas para hablar, un año después, sobre las circunstancias de su muerte.
"Es muy frustrante ser padre de una hija que ha sido violada", dice Canning.  "Era su padre y se supone que tenía que ser el hombre que la ayudara, la guiara y la salvara, y que ocurra algo así y mantener la compostura sin hacerle aún más daño es muy duro", dice Canning.
Según publica BBC, después de su muerte, dos chicos fueron acusados de posesión y distribución de pornografía infantil. Aunque fueron declarados no culpables hay una causa legal en curso.
El policía Roger Merrick se encarga de hablar con estudiantes de la zona para explicar cómo pueden prevenir el acoso.
Las autoridades hacen un llamamiento a los padres para supervisar las actividades online de sus hijos, aunque a priori, saben menos de redes sociales que sus propios hijos.
"Cogemos de la mano de nuestros hijos cuando cruzamos la carretera, hablamos con ellos sobre el peligro de hablar con extraños. Y luego les damos un ordenador y los dejamos solos. Ya no podemos fingir que no conocemos el lado oscuro de Internet", advierte Merrick.
Por su lado, el Parlamento canadiense está desarrollando un proyecto de ley que convierte en delito compartir imágenes y archivos íntimos sin el consentimiento de la persona que aparece en la fotografía.