Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los cigarrillos electrónicos no han demostrado todavía que ayuden o no a dejar de fumar

Los cigarrillos electrónicos no han demostrado todavía que ayuden o no a dejar de fumar, según ha mostrado una revisión realizada por el doctor de la Virginia Commonwealth University (Estados Unidos), Alison B. Breland, sobre un estudio publicado recientemente en el 'Journal of Addiction Medicine'.
En concreto, el experto ha asegurado que debido a la variabilidad de los cigarrillos electrónicos y del comportamiento de los usuarios actualmente se sabe "poco" sobre los efectos agudos que pueden ocasionar a largo plazo tanto para los usuarios como para la salud pública.
Los cigarrillos electrónicos no contienen "muchas" de las toxicas presentes en el humo del tabaco debido a que no se quema, aunque el experto ha avisado de que sí contiene algunas toxinas, lo que ha provocado que diversos estudios hayan sugerido que su uso perjudica, a corto plazo, la función pulmonar.
No obstante, también ha reconocido que hay otras investigaciones que no muestran que la nicotina inhalada en el vapor de los cigarrillos electrónicos perjudique la función pulmonar. "Hay poca o ninguna evidencia sobre los efectos a largo plazo de su uso", ha apostillado.
Por este motivo, ha destacado la necesidad de que se amplíen las investigaciones sobre los efectos a largo plazo que tiene el consumo habitual de este dispositivo. "Todavía hay mucho que aprender de este producto que está en continua evolución. Generalizar sin datos es una especulación, no ciencia", ha zanjado Breland.