Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 125 kilos de cocaína encontrados en Vigo desde Ecuador iban a retirarse por el sistema de 'gancho ciego'

Los 125 kilos de cocaína intervenidos la pasada semana por Aduanas y por la Guardia Civil en un contenedor que llegó al Puerto de Vigo procedían de Guayaquil, Ecuador, y estaban preparados para ser retirados por el sistema de 'gancho ciego'. Es decir, la organización que planeó el transporte preveía que uno de sus miembros recogiese la droga rompiendo los precintos originales del contenedor (que llevaba carga legal) y sustituyéndolos luego por unos duplicados.
Así lo han confirmado fuentes de la investigación, que han recordado que esta actuación policial, bautizada como 'Operación Jaula', ha sido desarrollada por el servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y la Guardia Civil.
La droga, que iba distribuida en paquetes dentro de cuatro mochilas de viaje, se encontraba oculta en el interior de un contenedor que llegó a la terminal viguesa el pasado 13 de agosto, procedente de Guayaquil. Según dichas fuentes, la cocaína estaba preparada para ser retirada por los miembros de la organización de narcotráfico "utilizando el sistema de 'gancho ciego'".
Este sistema consiste en introducir la droga en un contenedor que traslada mercancía legal y, junto con las sustancias estupefacientes, los narcotraficantes introducen duplicados de los precintos del contenedor. Todo ello sin que los propietarios de la mercancía legal tengan conocimiento de ese envío de droga.
Cuando el contenedor llega al puerto de destino, un miembro de la organización rompe los precintos originales, retira la droga y coloca los precintos duplicados, con el fin de ocultar que ese contenedor ha sido abierto.
El juzgado de instrucción número 3 de Vigo se ha hecho cargo de la investigación y no se descarta que haya detenciones próximamente, en relación con este alijo.