Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los canguros, los principales problemas para los coches sin conductor

Los canguros, los principales problemas para los coches sin conductorGtres

Los coches del futuro ya están aquí, la auto-conducción es un hecho. Tomar un café o leer un libro son acciones que podrás hacer mientras tu coche se dirige de manera autónoma hacia tu destino. Pero estos vehículos aún presentan algunos problemas. La detección de obstáculos en la trayectoria es uno de ellos, ya que aún existe un 'obstáculo' difícil de sortear para estos vehículos.

Alces, ciervos, vacas o jabalíes son algunos de los grandes animales que se pueden cruzar en el trayecto de cualquier vehículo si se encuentra en un entorno natural. Los coches autónomos, se enfrentan por lo tanto a un gran reto: detectar y sortear estos animales.
Grandes empresas automovilísticas como Volvo, han logrado que sus coches sin conductor puedan identificar y evitar muchos de estos animales, pero los canguros aún son su tarea pendiente.
“Llevamos a nuestros ingenieros en Australia para comenzar el ejercicio de recopilación de los datos de cómo los animales pueden moverse y comportarse de manera que los ordenadores puedan entender más”, cuenta Kevin McCann,  director general de Volvo en Australia.
Pero el gigante automovilístico confiesa que el complicado movimiento de los marsupiales supone problemas para su detección en los coches autónomos. El mismo director técnico de Volvo en Australia, David Pickett, afirmó que habían surgido problemas a la hora de identificar a estos animales, ya que el sistema utilizado se desarrolla mediante un punto de referencia en el suelo.
Los largos, altos, y constantes saltos de los canguros hacen muy difícil que el autocar pueda detectar el contacto del animal con el suelo. “Estamos desarrollando un coche que puede reconocer canguros”, aseguró McCann.
En Australia los canguros suponen el 90% de las colisiones entre vehículos y animales, aunque la mayoría no son gravesI