Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comer placenta humana, una práctica que cobra fuerza en China

Placentatelecinco.es

La medicina china le otorga a la placenta propiedades antienvejecimiento y su consumo se remonta a 2.000 años atrás. Esta práctica, había quedado casi olvidada, pero desde hace una década ha cobrado fuerza y un 10% de los padres se lleva a casa después del parto la placenta para su consumo.

En internet proliferan los portales web con recetas para preparar la placenta y degustarla como un manjar "altamente nutritivo", según los médicos.
"Es un tónico para fortalecer el "qi y enriquecer la sangre", dijo Yun Shang Ley, doctor de medicina tradicional de Shanghai, refiriéndose a la "fuerza vital" que transportan los flujos a través del cuerpo.
Qin Shihuang, el primer Emperador de la China unida, fue el primero en hablar de sus propiedades curativas hace 2.200 años, según publicó el portal 'The Raw Story'.
Los medios de comunicación chinos dicen que la práctica de comer placenta ha resurgido en la última década en el país por la idea de que su consumo alarga la vida.
Un hospital de maternidad en la ciudad oriental de Nanjing informó que alrededor del 10% de los padres se llevan la placenta después del parto para prepararla en sopas, empanadas, en bolas de carne o mezclada con otros remedios de la medicina tradicional china.
Las pastillas de placenta se pueden comprar en todas las farmacias chinas y los farmacéuticos dicen que  tienen mucha demanda, porque no solo las mujeres que son madres buscan rejuvenecerse y mejorar su salud con ella.
Sin embargo, la fuerte demanda ha creado un próspero mercado negro en el que están implicados los hospitales, el  personal médico e incluso las madres que venden las placentas.
El año pasado, las autoridades investigaron un hospital en la ciudad sureña de Guangzhou por vender placentas a 20 yuanes (unos 2 dólares) cada una. En otros lugares se vendían 15 veces más caras.

Qin Shihuang, el primer Emperador de la China unida, fue el primero en descubrir sus propiedades curativas hace 2.200 años.

Artículo completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/47922-La-tradici%C3%B3n-de-comer-placenta-resurge-en-China