Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comisión creada para la demolición del Algarrobico celebrará este lunes en Sevilla su primera reunión

La comisión mixta que se encargará de diseñar el plan de actuaciones y calendario para demoler el hotel del paraje del Algarrobico, en Carboneras (Almería), se reunirá por primera vez a partir de las 13,00 horas de este lunes en Sevilla.
Durante su intervención en el Pleno del Parlamento andaluz, el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, José Fiscal, avanzó que esta comisión estará integrada, "al más alto nivel", por directores generales de la Consejería y del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, asesorados por personal técnico y jurídico.
El titular autonómico de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha destacado el compromiso de la Junta y del Ministerio para demoler el hotel y devolver la zona a su estado natural. En este sentido, tras la reunión celebrada el pasado día 29 de febrero en Madrid con la ministra del ramo, Isabel García Tejerina, la administración estatal se ha comprometido a asumir la mitad del coste general de todas las acciones dirigidas a la demolición del hotel y a la restauración absoluta de la playa.
En el protocolo suscrito en 2011 con el Gobierno central, el Ministerio se comprometió en un principio a afrontar solo los gastos de demolición, correspondiendo la retirada de escombros y la restauración a la Junta de Andalucía, mientras que ahora asumirá la mitad del coste del todas las acciones.
No en vano, el responsable andaluz de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha explicado que en estos momentos se deben analizar "con detenimiento" todos los pronunciamientos judiciales sobre este asunto, además de reanudar el procedimiento de retracto iniciado por la Junta para la recuperación de los terrenos, que concluirá con la inscripción registral de los mismos.
Al mismo tiempo, se diseñarán los trabajos partiendo del informe realizado por Tragsatec en 2012, ya que la demolición precisa una detenida evaluación técnica. De esta manera, se afrontará "sin prisas, para evitar errores", una obra "complicada" que podría tener incidencia ambiental negativa sobre el parque natural de Cabo de Gata-Níjar, "que es lo último que se quiere provocar", ha añadido.
Estas actuaciones se deberán realizar de forma que repercutan positivamente sobre la economía de la zona, proporcionando empleo, para lo cual se requiere una "planificación acertada".
Por último, ha reiterado el interés de la Junta de Andalucía para demoler el hotel y para devolver la zona a su estado anterior, y en este sentido ha vuelto a reafirmar que "ya no hay vuelta atrás" para el derribo y que ha comenzado un camino "inexorable e indiscutible" para devolver la playa a su estado natural.