Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comunidad protestante de España condena los atentados y pide que no se utilicen para discriminar a nadie

La Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) ha condenado los atentados perpetrados este martes en el aeropuerto internacional y el metro de Bruselas y pide que no se utilicen para discriminar a ningún colectivo por raza o creencias religiosas.
"Rechazamos que el miedo a la barbarie terrorista pueda dar lugar a cualquier intento directo o indirecto de señalar, discriminar o estigmatizar a ningún colectivo humano por razones de raza, nacionalidad, creencias políticas o religiosas", señala en un comunicado.
En este sentido, las iglesias evangélicas de España piden a los gobernantes, a las fuerzas y cuerpos de seguridad, a los medios de comunicación y a la ciudadanía "que con la misma convicción y unanimidad con la que condena y persigue al terrorismo, defienda también la dignidad, la libertad, el respeto y la tolerancia hacia todas las personas".
"Impidamos que el miedo nos robe la dignidad, el respeto por nosotros mismos y nuestros ideales democráticos, lo que sería una auténtica victoria para los enemigos de la paz y de los mejores valores de nuestra civilización", subrayan.
Asimismo, FEREDE reitera una vez más su condena "firme y absoluta" al terrorismo "en cualquiera de sus formas" y recuerda que "no hay motivo, causa ni ideología que pueda invocarse para intentar legitimar o justificar la barbarie terrorista".
La comunidad evangélica también subraya su compromiso de trabajar de forma proactiva por la paz y la convivencia, "codo con codo junto a otras confesiones religiosas, pensadores laicos, académicos, interlocutores sociales" en aras de "una movilización creciente de la sociedad civil que contribuya al fortalecimiento ético, social y cultural de Europa ante la amenaza terrorista y los fundamentalismos".
Además, piden a todos los evangélicos españoles que continúen rezando "por la paz de los pueblos, por el consuelo para las familias de las víctimas, por la sabiduría para las autoridades y fuerzas de seguridad, y por el valor de todos los ciudadanos".