Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 72.700 conductores se equivocan al año al echar el combustible, según RACE

Más de 72.700 conductores españoles se equivocan al echar el combustible a lo largo de un año, según se desprende de un estudio elaborado por RACE, en el que se han analizado más de 1.100.000 asistencias a turismos, motos y furgonetas realizadas durante el año 2015.
Desde el club explican que, entre las consecuencias derivadas de estos errores están las averías mecánicas en el vehículo, sobre todo daños graves en el sistema de alimentación, bombas y filtros, así como el problema medioambiental que supone no tratar de forma correcta el combustible desechado si no se trata de acuerdo con las normas de reciclaje correctas.
Se trata de un problema que aumenta cada año. Así, el estudio indica que, si se tienen en cuenta los datos manejados por el RACE, y para el mismo perfil de cliente analizado, durante el año 2015 aumentaron al menos un 15 por ciento los casos de conductores que llamaron para avisar de un error en el repostaje.
Ante esta situación, el RACE explica qué hacer si el conductor se equivoca al repostar. Así, apunta que si el usuario se da cuenta del error en la propia estación de servicio se pueden minimizar las consecuencias, ya que se puede actuar de forma rápida.
En este caso, recomienda no mover el coche y ni siquiera introducir la llave en el contacto, para evitar que entre el combustible equivocado en el circuito y la bomba. Los usuarios deberán informar de la situación a los responsables de la estación de servicio para que le ayuden a situar el coche fuera de la zona de los surtidores. Ya en un espacio seguro, deberá avisar a la asistencia en carretera.
El problema sería más grave si se circula con el combustible equivocado, ya que puede provocar daños de importancia en el vehículo, según el tiempo o los kilómetros recorridos. Los expertos han explicado que el coche empezará a dar problemas (tirones o pérdida de potencia). En este caso, el usuario debería parar en un lugar seguro, salir del coche, ponerse el chaleco, señalizar la zona, y llamar a la asistencia.
Además, los expertos apuntan que, muchas veces, en un intento de vaciar el depósito sin la técnica adecuada, los conductores dañan manguitos, filtros o componentes del sistema de alimentación. "Y lo que es peor, se corre el riesgo de sufrir un incidente grave o una explosión, ya que no se controlan los gases que emanan del combustible al aire, ni se realiza teniendo en cuenta la electricidad estática o el equipo de protección personal adecuado", advierten.
SIEMPRE EN MANOS DE EXPERTOS
Desde RACE advierten de que el combustible de un vehículo es una situación que supone un riesgo. Para ello se requieren una medidas de seguridad, que incluyen una ropa especial y el seguimiento de un estricto protocolo, como balizar la zona y buscar tomas de tierra.
Por ello, señalan que si deja que una persona sin cualificación técnica intente solucionar el problema, como abrir un manguito cerca del filtro de combustible, puede generar más problemas.
"Intentar sacar el combustible sin los medios adecuados puede provocar un derrame, con el alto riesgo de incendio o explosión (sobre todo en una estación de servicio). Nunca permita que tiren el combustible a una alcantarilla, ya que podría estar incurriendo en un posible delito medioambiental", han insistido los expertos.