Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de cada 5 conductores se pone al volante aunque sepa que va a dar positivo en drogas

Uno de cada 5 cinco conductores -el 19 por ciento- se pone al volante aunque piense que podría dar positivo en un control de drogas, según el estudio 'Mitos y falsas creencias de los conductores sobre los controles de drogas', elaborado por la Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL) y financiado por la Dirección General de Tráfico (DGT).
Este estudio sociológico, realizado a partir de una encuesta online a 1.205 conductores entre 18 y 60 años, ha tenido como objetivo analizar el conocimiento, los mitos y las falsas creencias que tienen los conductores sobre los controles de drogas en la conducción.
Entre los conductores, el consumo de drogas es considerado, tras el consumo de alcohol, la conducta de mayor riesgo existente al volante, con diferencia sobre otras como no usar el cinturón de seguridad o conducir con exceso de velocidad.
La encuesta indica que los conductores más jóvenes, los que han conducido en alguna ocasión bajo los efectos de las drogas o los que han sido sometidos a un control, son quienes valoran como de elevado riesgo conducir habiendo consumido drogas, aunque en menor medida que el resto de conductores.
"PROFUNDO DESCONOCIMIENTO" SOBRE LOS CONTROLES
Otra de las conclusiones más destacables es el profundo desconocimiento de los usuarios sobre los controles de drogas y sus características, procedimientos y eventuales efectos. Así, tres de cada cuatro conductores afirman no saber nada o saber muy poco sobre el procedimiento que se sigue en un control de drogas a conductores.
El segmento de conductores que mayor conocimiento tiene sobre estos controles, son los del permiso C y D, correspondiente a vehículos pesados. El estudio también muestra la confusión que tienen los conductores de los controles de drogas respecto los controles de alcoholemia, puesto que un 40 por ciento creen que uno de los análisis realizados en el de drogas, es el de aire espirado, cuando el análisis que se realiza "in situ" es de saliva.
En referencia al tiempo que creen los encuestados que debe transcurrir entre el consumo y la conducción para no dar positivo en un control de drogas, los resultados vienen a confirmar el mismo desconocimiento que sobre las características de los controles. Así, casi cuatro de cada diez usuarios desconocen la duración de este espacio temporal, cuando los controles detectan las drogas consumidas en las últimas 5-6 horas.
Además, la mayoría de los conductores desconoce la multa económica que supone dar positivo en un control de drogas, solo 1 de cada 4 sabe que son 1.000 euros. Referente a la pérdida de puntos del carné de conducir, hay mayor conocimiento, el 56 por ciento sabe que en caso de dar positivo conlleva una pérdida de 6 puntos.
El estudio también se centraba en conocer si los usuarios al volante creen que existen trucos para eludir los controles de drogas, y el 20 por ciento de ellos afirmaron que así lo consideran, sobre todo en mayor proporción en el caso de conductores más jóvenes. Algunos de los trucos mencionados y que consideran que funcionan en mayor medida son esperar más de dos horas antes de conducir, beber agua o tomar café.
FESVIAL indica que estos trucos se conocen principalmente a través de amigos e Internet. Además, la encuesta indica que un 12 por ciento de estos conductores recurriría a alguno de ellos para no dar positivo en un control de drogas.