Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio confirma la influencia de la terapia hormonal en el aumento de cáncer de mama

Imagen de una prueba radiológica de mama. Un informe, realizado por científicos de la Universidad de Stanford, señala que el uso de la terapia hormonal aumenta el peligro de sufrir cáncer de mama. EFE/Archivotelecinco.es
Las mujeres posmenopáusicas que siguen una terapia que combina estrógeno y la hormona progestina durante al menos cinco años duplican el riesgo de sufrir cáncer de mama, confirmó un estudio realizado por científicos de la Universidad de Stanford (EE.UU.).
En un informe publicado hoy por la revista New England Journal of Medicine, los científicos de esta universidad californiana indicaron que la investigación estableció claramente que existe una relación entre esas hormonas y el cáncer de mama.
También determinó que las mujeres a quienes se administra esa terapia pueden reducir rápidamente el peligro de sufrir la enfermedad si dejan de consumir las hormonas.
Un informe científico publicado en 2002 dio la señal de alarma sobre el uso de esas hormonas al señalar que aumentaban el peligro de sufrir cáncer de mama y otros problemas graves.
Después de publicarse ese informe de la organización Iniciativa para la Salud Femenina (WHI, por su sigla en inglés), el uso de la terapia hormonal se redujo de 60 millones en 2001 a 20 millones en 2005.
Como resultado, los diagnósticos de ese tipo de cáncer se redujeron drásticamente en un año lo que sugirió con mayor fuerza la vinculación entre las hormonas y el riesgo de cáncer.
Sin embargo, algunos científicos pusieron en tela de juicio los resultados de ese estudio y señalaron que era imposible que se hubiera producido una reducción tan considerable de la incidencia del cáncer de mama.
Añadieron que era posible que se debiera a un mayor uso de las mamografías.
Según Marcia Stefanick, profesora de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, el último estudio que incluyó a más de 45.000 mujeres desestimó esos cuestionamientos.
"Existen ahora pruebas concluyentes que el estrógeno y la progestina aumentan el cáncer de mama", indicó Stefanick, presidente de WHI.
"Se aplican hormonas a las mujeres y a los cinco años su riesgo de cáncer se ha elevado. Se les deja de dar hormonas y en un año ese riesgo vuelve a la normalidad. Son datos de causa y efecto razonablemente convincentes", agregó.