Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consejero murciano de Economía saliente dice que la política que quiere hacer el nuevo Gobierno influye en su marcha

Afirma que el nuevo Plan de Reequilibrio está "avanzado", pero es solo un "enfoque" para el nuevo Gobierno
El consejero de Economía y Hacienda saliente del Gobierno de Murcia, Juan Bernal, ha reconocido que "lo que se quiere en el nuevo Gobierno y la política que se quiere defender" ha influido en su marcha, pero ha rechazado que haya una sola razón concreta que la haya provocado, sino que "hay una serie de circunstancias que lo han determinado", y ha aclarado que no se siente "represaliado".
En un desayuno informativo que ha ofrecido rodeado por todo su equipo para hacer balance de su gestión en los últimos dos años, y al ser preguntado por el hecho por el que el nuevo presidente, Alberto Garre, no cuente con él en el nuevo Ejecutivo, Bernal ha considerado que "todo aquel que forma su gobierno tiene que tener absoluta libertad para contar con quien quiera".
Ha asegurado que él no ha tenido "ninguna confrontación" con Garre sobre las cosas que se deberían hacer, sobre políticas concretas o sobre la estructura del nuevo Ejecutivo, sino que "no ha sido necesario profundizar y llegar a ese debate". Ambos han estado de acuerdo en que "la solución normal y lo que debía de pasar era" su salida del Gobierno, aunque Bernal se habría mostrado dispuesto a hablar de su continuidad si el nuevo presidente hubiera pensado contar con él, aunque en ese caso habrían tenido que hablar con detalle de cómo enfocar el Gobierno.
En su caso, ha recordado que en enero de 2014 manifestó su intención de salir del Gobierno cuando lo hiciera Ramón Luis Valcárcel, y este hecho ha pesado en la decisión y en la conversación que mantuvo con Garre sobre su posible continuidad. No obstante, ha rechazado que haya una sola razón concreta que haya provocado su marcha, sino que "hay una serie de circunstancias que lo han determinado" y, en base a estos elementos, entre las dos partes se ha decidido "la no continuidad".
Sobre su futuro, Garre ha afirmado que va a continuar como diputado en la Asamblea Regional hasta que finalice la legislatura y que su intención es volver a la actividad privada, dejando un "margen de descanso prudencial para cambiar de un mundo a otro".
AEROPUERTO DE CORVERA
Al ser preguntado por la negociación para la apertura del aeropuerto de Corvera y el hecho de dejar en suspenso temporalmente la devolución del aval de 182 millones por parte de la concesionaria, Bernal ha admitido que esto dio lugar a una discrepancia y un "voto en contra" al que no da "la mayor importancia".
En este sentido, ha puntualizado que la Consejería de Economía y Hacienda solo interviene en los aspectos "que tienen carácter financiero" y, de hecho, su papel se ha limitado a hacer frente a la ejecución del aval, como responsable de la tesorería regional, y en conseguir un préstamo que permita refinanciar el aval.
En segundo lugar, la Consejería interviene "una vez que ha pedido el préstamo y que ha pagado por otra empresa". En este caso, su obligación es "el cobro de esa cantidad", y ha defendido que se debe reclamar "sin tener en cuenta ninguna otra circunstancia".
Los encargados de la gestión tributaria y recaudatoria "no pueden contemplar si hay una negociación en marcha", ha zanjado Bernal, quien ha mostrado de esta manera su "discrepancia legítima" con el Consejo de Gobierno en el que se decidió que "hay que adoptar otro tipo de decisión en base al interés general".
En cualquier caso, ha manifestado que el Consejo de Gobierno es un órgano que puede tomar una decisión en clave democrática en un momento dado, cuando hay "una mayoría que piensa de una manera y otra persona, como yo en este caso, que piensa de otra forma".
COMPOSICIÓN DEL NUEVO GOBIERNO
Respecto a la reestructuración del Ejecutivo autonómico y al ser preguntado específicamente por la creación de la figura de un comisionado que sirva de enlace con Gobierno central en asuntos económicos, Bernal ha considerado que "nadie debe de opinar sobre lo que hace un Gobierno en el que no participa". Ha señalado que el Gobierno saliente "ha funcionado de otra manera" y "el tiempo dirá si es mejor o peor".
De todas formas, ha valorado que esta figura "puede ser muy oportuna", ya que la negociación de asuntos como la financiación autonómica o el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) "requiere una comunicación muy fluida con Madrid". Por tanto, ha considerado "muy buena" la creación del comisionado "si se hace pensando en intensificar esta relación".
Bernal ha ensalzado la figura de su sucesor, Francisco Martínez Asensio, quien había sido su director de gabinete. Lo ha definido como una persona con "formación económica" y con mucha experiencia, sobre todo, en la empresa privada, y se ha mostrado convencido de que puede hacer un buen trabajo si se rodea de un buen equipo.
Sí que ha defendido a su equipo, que conforman un grupo "magnífico de profesionales", y ha recomendado la continuidad del "núcleo básico", ya que las posibilidades de que la Consejería y el Gobierno regional funcione bien "pueden verse muy favorecidas si se cuenta con un equipo profesional".
PLAN DE REEQUILIBRIO
Respecto a las medidas del nuevo Plan de Reequilibrio, Bernal ha aclarado que "no hay muchísimas posibilidades, sino las que están sobre la mesa", y ha descartado que se plantee "retomar actuaciones que no se tomaron en su momento". Lo que hay, ha añadido, es "un planteamiento adaptado al momento, con una cantidad inferior a la de años anteriores".
El consejero saliente también mantiene la esperanza de que este Plan de Reequilibrio puede incluir mecanismos que pongan las cosas "más fáciles" a la Comunidad, en la medida en que el Gobierno de la nación "acepte las propuestas de algún mecanismo de compensación para este año". Ha justificado esta compensación al considerar que el nuevo sistema de financiación "debería haber entrado en vigor en enero de 2014" y su retraso "perjudica a la Región", que aspira a más recursos.
Bernal ha afirmado que este Plan de Reequlibrio "está bastante avanzado" y se ha dejado preparado para su sucesor aunque se trata de un "enfoque" y no ha entrado a valorar el margen de maniobra con el que contará el nuevo consejero. Este margen variará en función de la negociación con el Ministerio, aunque Bernal ha señalado que "hay muchas alternativas en función de la reducción de gastos e incremento de los ingresos".
Al ser preguntado por el hecho de que el sistema de financiación autonómica no se haya cambiado en los dos años de Gobierno de Mariano Rajoy, Bernal ha precisado que el debate de la financiación "tiene sus plazos" y "empieza ahora".
BALANCE DE SU GESTIÓN
De sus dos años al frente de la Consejería, Bernal ha rememorado especialmente el mes de enero del año 2012, cuando "teníamos un ajuste muy importante que hacer, teníamos una situación enorme de impagos y teníamos cerrado el crédito con las entidades financieras", mientras que había un "riesgo muy alto de intervención" que no desapareció hasta después del verano.
"Fue el año que vivimos peligrosamente", ha señalado Bernal, quien ha recordado que los riesgos "eran muy altos, importantísimos, y si había riesgo de intervención o impago, eran riesgos que teníamos que contemplar".
Ha concluido valorando que la situación de la desaladora de Escombreras "está muchísimo mejor", tras alcanzar un acuerdo con la empresa y establecer un calendario para abonar los 20 millones de euros pendientes de pagar, a cambio de que la compañía haya retirado la demanda.
"La Comunidad no está cómoda con esa operación de alquiler a largo plazo y quiere cambiarlo por algo más sólido", según Bernal, quien explica que se ha dado un plazo de seis meses para cerrar el acuerdo de compra que establezca una financiación y un plazo", con el fin de que el Gobierno regional "se olvide de esa deuda de 600 millones, que nunca ha sido real".