Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El conseller catalán de Enseñanza replica a la comunidad educativa que no pueden cifrar los alumnos sin becas comedor

La consellera de Enseñanza, Irene Rigau, ha asegurado este miércoles que "es imposible decir una cifra" sobre el número de alumnos catalanes que no tienen becas comedor y ha negado así el cálculo del Marc Unitario de la Comunidad Educativa (Muce), que ha cuantificado en 10.000 los estudiantes sin esta partida para este curso.
En un acto en Girona, Rigau ha explicado que en estos momentos los Consells Comarcals están valorando las solicitudes de becas, por lo que no es un proceso cerrado: "Algunos ya han finalizado las asignaciones, otros todavía las tienen que hacer".
Así, ha explicado que cuando cada Consell Comarcal les envíen las solicitudes no atendidas, éstas serán baremadas por la Generalitat en función de los criterios de renta que garanticen la equidad en el territorio.
La consellera también ha avanzado que el curso 2014-2015 habrá los mismos criterios, tanto por la parte económica como la de carácter social, puesto que existe una gran diversidad entre los Consells Comarcals en las valoraciones por las asignaciones de becas.
Según Rigau, desde el Departament han unificado los criterios de renta para este curso y están trabajando para igualar las valoraciones sociales de cara al próximo año.
En su intervención en la Cambra de Comerç de Girona, la consellera ha presentado la Formación Profesional Dual a los empresarios gerundenses y ha destacado que quieren alcanzar los objetivos europeos en materia educativa --previstos para el año 2020-- en 2018.
Una de estas metas es conseguir que el 85 por ciento de la población estudiantil obtenga el graduado de ESO, casi tres puntos más que actualmente, y otra es que el mismo porcentaje de alumnos continúen estudiando después de la enseñanza obligatoria.