Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cónsul español en Houston asegura que no habrá un nuevo caso Carrascosa

El cónsul de España en Houston, Miguel Ángel Fernández, aseguró este viernes que el caso de la española Raquel Toledo encarcelada en Houston por incumplir la custodia de su hija "no es grave" y saldrá de prisión en diez o quince días. De esta forma, el diplomático afirma que no habrá un nuevocaso como el de María José Carrascosa. Raquel Toledo, una tinerfeña de 37 años, se encuentra presa en el condado de Brazoria, en Houston (Texas, EEUU) por incumplir el acuerdo de custodia compartida de su hija con su ex marido.
Fernández explicó que Toledo ha hablado con ella por teléfono y ha mantenido "una larga conversación para examinar los papeles" con su abogado sobre la situación judicial de la española.
Félix Toledo, padre de Raquel, ha señalado que la única explicación que encuentra para comprender la situación de su hija es que no la oyen porque es hispana o latina, pues asegura que las pruebas que presenta no valen.
Raquel Toledo reside en los Estados Unidos desde hace quince años, cuando viajó para estudiar administración y en 2004 conoció al cirujano Robert Krastchmer, que en la actualidad tiene 41 años y con quien tuvo una hija que tiene 3 años.
Infierno desde 2008
El padre de Raquel ha explicado que en octubre de 2008 su hija presentó una denuncia contra su marido por presuntos malos tratos y añadió que lo que ellos creían que era una vida feliz "se ha convertido en un infierno".
Tras presentar la denuncia, Raquel pidió el divorcio, que se lo han dado y desde entonces, según el padre de la española, Robert Krastchmer "no ha parado" de presentar denuncias porque ella no le entrega a la hija.
Félix Toledo, acompañado de su mujer, Carmen Muñoz, insiste en que el cirujano ha incumplido los pagos que tenía que hacer para manutención de la niña, así como la orden de alejamiento y no ha dado el dinero que debía aportar a Raquel, porque él se quedó con la casa.
Racismo latente
El padre de Raquel se queja asimismo de que a su hija le aplican normas anteriores a las órdenes de entrega de la niña. Además, Félix Toledo dice que la única explicación que encuentra para comprender la situación de su hija es la discriminación que sufren los hispanos y los latinos, porque asegura "que no la oyen y que las pruebas que entrega no valen".
En opinión del padre de la tinerfeña, la justicia no tiene el mismo rasero para todo el mundo. Raquel Toledo está en prisión desde el pasado martes y con ella se ha puesto en contacto el cónsul de España en Houston.
El padre de Raquel comentó que su hija está recibiendo mucha ayuda por parte de una hermana que reside en Boston y de un hermano que vive en Martinica pero que en el momento de la detención se encontraba en Miami por razones de trabajo.