Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los consumidores de cannabis sufren alteraciones a nivel cognitivo

Las personas que consumen cannabis sufren alteraciones a nivel cognitivo, sobre todo, presentan deficiencias de memoria y de atención, según ha explicado Laura Blanco, psicóloga clínica y neuropsicóloga de la Unidad de Patología Dual de Benito Menni CASM, durante la V Jornada de Patología Dual, organizada por Benito Menni CASM de Hermanas Hospitalarias en Sant Boi de Llobregat.
"Como efectos agudos, diversos estudios encuentran de forma relativamente consistente alteraciones en el rendimiento de las funciones cognitivas entre ellas la memoria, atención y concentración, la toma de decisiones y las habilidades motoras", ha señalado Blanco.
Entre los efectos no agudos del cannabis -aquellos derivados de un consumo crónico de esta substancia- la especialista ha destacado que las investigaciones coinciden en señalar una afectación de la memoria episódica verbal (recuerdos de un pasado lejano), de la atención y de la memoria de trabajo ante tareas complejas, así como un peor rendimiento en la toma de decisiones.
Blanco también ha explicado que existe una correlación negativa entre edad de inicio de consumo y deterioro cognitivo. "Según la hipótesis del neurodesarrollo, el pico de crecimiento del cerebro masculino se produce entre los 14 y 15 años y del femenino, entre los 10 y 11 años, por lo que, si el inicio del consumo de cannabis se lleva a cabo antes de esa edad, el déficit cognitivo se agudiza, ya que el cerebro no está totalmente formado", afirma.
Además de las alteraciones neuropsicológicas asociadas al cannabis, los consumidores crónicos presentan habitualmente alteraciones psicopatológicas y problemas psicosociales. "En esos individuos son frecuentes los trastornos de ansiedad y de conducta, la depresión o la fobia social, entre otros", ha añadido en el mismo encuentro la doctora Begoña Gonzalvo, investigadora del CAS Sant Boi.
En los últimos años se ha producido un aumento del consumo experimental de cannabis, sobre todo, por parte de la población adolescente y a edades cada vez más tempranas. "La gente joven tiene una menor percepción del riesgo que supone el consumo de cannabis en comparación con otras drogas y es necesario cambiar esta concepción", ha afirmado.
Asimismo, Gonzalvo ha alertado de que el riesgo de abandono y fracaso escolar es más elevado en los adolescentes consumidores de cannabis que en los no consumidores o en los que tienen contactos esporádicos con esta droga; del mismo modo el desempleo es mayor y los ingresos económicos menores en el caso de los fumadores crónicos de cannabis.