Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cada vez más consumidores de pornografía infantil se pasan a la 'acción'

Álvaro de I.G., conocido como Nanysex, custodiado por la Guardia Civil. Foto: EFEtelecinco.es
El fenómeno de la pornografía infantil se extiende del 'consumo' a la 'acción' por culpa de Internet. La red convierte en 'famosos' a aquellos que deciden protagonizar sus propios abusos a menores y no ser solo "consumidores" de este tipo de material. El pederasta 'Nanysex' se había convertido en un "mito" en el oscuro mundo de la pedofilia en Internet.
"Al haber más pedófilos en Internet, hay un reforzamiento de la conducta, están más envalentonados, y muchos están ahora más próximos a dar el salto a la pederastia", advierte el jefe del Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil (GDT), Juan Salom. Hasta hace poco era difícil localizar a un pederasta pero ahora en las más recientes operaciones contra la pornografía infantil se ha detenido a alguno de ellos.
Puede ser el caso del pederasta conocido como "Nanysex", juzgado ahora en la Audiencia Provincial de Madrid y que se había convertido en un "mito" en el oscuro mundo de la pedofilia en Internet. "Nanysex" tenía "fama mundial" en estos círculos por la "calidad" del material que intercambiaba con otros pedófilos y que grababa él mismo.
"Antes hacíamos una operación con cincuenta detenidos y no había pederastas. Ahora siempre encuentras cuatro o cinco que han hecho 'turismo sexual' o que han abusado de un sobrino, les ha hecho unas fotos y después las ha colgado en Internet", ha explicado el jefe del GDT.
La facilidad para descargar archivos con abusos a menores alimenta la acumulación de archivos y su proliferación. El uso de programas de descarga tipo eMule sigue siendo mayoritario. Para combatirlo, la Guardia Civil dispone del programa "Hispalis" que rastrea la red pública a la búsqueda de fotos o vídeos con imágenes con abusos de menores. Los pedófilos tampoco se quedan de brazos cruzados y ya se ha detectado a algunos adictos a la pornografía infantil que han comenzado a cifrar sus archivos para que no puedan ser visionados.
A pesar de este repunte de la pederastia en España, afortunadamente la inmensa mayoría de la pornografía infantil que circula por Internet tiene su origen en el extranjero y los casos de abusos a menores en España siguen siendo los menos. RHP