Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La contaminación en el coche aumenta la incidencia de las alergias

La presencia de partículas contaminantes en espacios cerrados hace que la incidencia y los síntomas de la alergia sufran un importante incremento, especialmente en los coches, en los que la tapicería constituye un lugar idóneo para el anidamiento de gérmenes, virus, mohos o bacterias, según el microbiólogo de la Aston University de Birmingham, Anthony Hilton.
Aprovechando que nos encontramos en el mes del año que mayor índice de cargas de polen registra (entre los 5.600 y 5.400 granos/m3, según datos de la SEAIC), el alergólogo del Hospital Clìnic de Barcelona, Joan Bartra, ha advertido sobre la importancia que tiene mantener el vehículo limpio de partículas que den lugar a la contaminación.
Para intentar reducir los síntomas alérgicos cuando hacemos algún viaje, los expertos han ofrecido una serie de recomendaciones: conducir con las ventanillas subidas, para evitar la entrada de aire cargado de polen; activar la opción de recirculación de aire del coche, y así respirar aire más limpio; hacer limpiezas a menudo y profundas de la tapicería, con el objeto de eliminar partículas contaminantes; revisar el estado de los filtros de habitáculo (también conocido como filtros de polen), que se recomiendan cambiar dos veces al año; e higienizar el aire del vehículo (una nueva tecnología podría hacerlo de forma sencilla ionizando el oxígeno).