Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un cuarto de los tiburones y las rayas del mundo están amenazadas de extinción, según la UICN

Un cuarto de los tiburones y las rayas de todo el mundo están amenazadas de extinción, según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza, que señala que las especies de rayas presentan mayor riesgo que los tiburones.
Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado la primera parte del primer análisis mundial sobre estas especies que ha realizado el Grupo Especialista de Pelágicos de la UICN (SSG, por sus siglas en inglés).
El estudio, que se da a conocer al inicio del 50 aniversario de la Lista Roja de la UICN ha sido publicado este martes en la revista 'eLife' e incluye un análisis del estado de la conservación de 1.041 tiburones y rayas y las chimaeras, una especie muy cercana a estas.
Así, los tiburones, rayas y chimaeras presentan un riesgo sustancial más elevado que otros grupos de animales y presentan el menor porcentaje de especies consideradas a salvo, con un 23 por ciento, catalogadas en el apartado de baja preocupación.
"Nuestro análisis revela que los tiburones y sus parientes se enfrenta a un alarmante y elevado riesgo de extinción", ha asegurado el codirector del SSG de la UICN, Nick Dulvy, que es co director del área de Investigación de la Universidad Simon Fraser de Canadá, en British Columbia. El investigador ha añaadido que el mayor riesgo lo tienen las especies más grandes de rayas y tiburones, especialmente aquellas que viven en aguas poco profundas, porque son más accesibles para las pesquerías.
El trabajo añade que la principal amenaza que les acecha es la sobrepesca. Las capturas de tiburones, rayas y chimaeras, llegaron a su punto máximo en 2003 y durante 40 años han estado dominadas por las de rayas.
En este contexto, el profesor de Ciencias Ambietnales de la Universidad de James Cook, en Queensland (Australia), Colin Simpfendorfer, "sorprendentemente" hay más especies de rayas que están en general en peores condiciones que las de los tiburones, ya que cinco de las siete familias amenazadas de pelágicos son rayas.
El mercado de aletas de tiburón, que se utilizan para sopa, es el principal factor del declive no solo de los tiburones sino de las rayas con aletas muy valiosas, como loas de la raya guitarra. Además, tiburones, rayas y chimaeras son muy apreciadas por su carne y para su uso en otros productos como un tónico de China que procede de raya manta y raya diablo y otros productos farmacéuticos que tienen como ingrediente a los tiburones de aguas profundas.
Por zonas, el Indo-Pacífico, particularmente el Golfo de Tailandia, y el Mar Mediterráneo son los dos lugares o puntos álgidos donde el declive de los tiburones y las rayas es más dramático. El mar Rojo es también un lugar donde hay un elevado número de especies de tiburones y rayas amenazados, según los expertos.
Además, el director del SSG de la UICN, Sonjan Fordham, ha asegurado que las poblaciones tienen a crecer lentamente y a producir nuevos jóvenes reproductores cuando se aleja de ellos la amenaza de la sobrepesca.
De este modo, ha reconocido las distintas políticas que se han puesto en marcha en las dos últimas décadas, pero ha advertido de que para una conservación efectiva se necesita una aceleración dramática de distintas medias para promover una expansión de medidas con alcance real que incluya a todas las formas y tamaños de estas "excepcionales" especies. "Nuestro análasis demuestra claramente que necesitamos un acción urgente en esta ámbito", ha subrayado.