Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Sin cuerpo no hay asesinato"

Después de la búsqueda incansable en el río Guadalquivir, que no ha dejado de vigilarse en ningún momento, y del rastreo palmo a palmo del vertedero de Alcalá de Guadaira, las investigaciones llegan a su fin.
Aún queda un largo camino hasta que se celebre el juicio. Según explica el abogado penalista Julián Rabadán a Informativos Telecinco, "el hecho de que se levante el secreto de sumario implica que los detalles de la investigación pueden salir a la luz pública y se ponen en conocimiento de las partes", por otro lado, significa que el juez considera que la investigación está completa.
Pero la familia de Marta cree que el juez se está precipitando. Antonio del Castillo, afirma que "el caso se está cerrando demasiado pronto" y considera que "tiene que haber alguna manera de sacarles la verdad a los implicados".
El proceso hasta el juicio
A partir de ahora comienza el proceso para llevar el caso a juicio. Si ninguna de las partes, ni el Ministerio Fiscal, solicitan que se continúen las investigaciones el caso pasa a manos de la Audiencia Provincial para ser juzgado.
De esta manera se cierran más de cien días de incertidumbre, declaraciones falsas y contradictorias, cambios de versión y búsqueda incansable de un cuerpo que no aparece y sin el que habrá que juzgar a los cinco acusados, Samuel, Miguel Carcaño, El Cuco, Francisco Javier (hermano de Miguel) y María G. M. (novia de Francisco Javier).
Según explica Julián Rabadán, todo indica que los cinco imputados "están muy bien asesorados por alguien que sabe mucho de leyes, por un buen penalista". Así se entiende que Miguel cambiara su declaración y añadiera a los hechos la violación de Marta, porque de este modo el caso no sería llevado ante un jurado popular.
Pero, en opinión de Rabadán, es muy posible que sean juzgados por un jurado ya que al no haber cuerpo es prácticamente imposible demostrar la agresión sexual.
"Sin cuerpo no hay asesinato"
La duda que queda por resolver ahora es cuáles serán los delitos que se les imputarán a los acusados si el cuerpo no llega a aparecer, y si es posible juzgarles por un delito de asesinato si no hay cadáver.
"Sin cuerpo no hay asesinato", explica Julián Rabadán. "Sin el cadáver es imposible determinar el daño que se causó o de que forma ocurrió el crimen", apunta el abogado penalista. Además, si Marta no aparece la defensa puede cambiar la versión "o incluso decir que fue un accidente", señala el abogado.
Penas de entre 10 y 15 años
Julián Rabadán, explica que si el cuerpo no aparece las cosas serán muy positivas para los imputados. Para Miguel Carcaño y para Samuel, "la acusación pasaría de asesinato a homicidio, por lo que la condena sería de entre 10 a 15 años, mientras que en el primer caso podría llegar a los 25, si hay circunstancias como el ensañamiento". Los demás implicados podrían ser condenados a tan sólo 6 meses de prisión.
Los constantes cambios de declaración no serán castigados de ninguna manera porque, según explica Rabadán, la ley y la constitución amparan al imputado y pueden cambiar su versión tantas veces como quiera sin que se agrave la pena.