Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cura cesado por robar también se prostituía en Internet

El sacerdote, de 27 años, llevaba menos de un año en estos municipios toledanos y oficialmente ha sido cesado por el arzobispo, Braulio Rodríguez, ante las "irregularidades económicas detectadas".
Noez y Totanés son dos municipios situados a apenas treinta kilómetros de Toledo, en la comarca de Los Montes de Toledo, cuyos vecinos (unos 800 habitantes Noez y la mitad en Totanés) se enteraron hace días de lo que pasaba. "Ha sentado muy mal en el pueblo porque llevaba aquí tres días, como quien dice, y se ha llevado los dineros de las Hermandades y quién sabe si también algo más que se había dado para Haití", ha comentado Félix Fernández, un jubilado de Noez.
Pero el cura, además de llevarse los 17.000 euros de los vecinos y, presuntamente, gastárselos en líneas eróticas y webs porno, ofrecía servicios sexuales en la Red. Se hacía llmar Hector y cobrara entre 50 euros por 15 minutos y 120 por una hora. "Héctor, hombre hetero español, al servicio de tu felicidad". "Para mujeres y parejas, bien dotado (15 cm),..., estoy abierto a todo excepto al sado, no os arrepentiréis, os haré gozar de felicidad como nunca", decía su anuncio, que ya ha sido retirado de la red.
Además, el joven sacerdote había intentado vender en la Red un cuadro de la iglesia por 9.000 euros.
La indiganción de los vecinos es mayúscula. Todos los mayores del centro de día de Noez habían recaudado dinero para ayudar a Haití y se lo habían entregado al sacerdote, pero ahora dudan de que lo hiciera llegar a su destino.
Fernández también ha añadido: "Creo que ha salido algo sucio en Internet. Es lo que he oído a gente del pueblo porque nosotros de Internet ni idea".
Una opinión similar tienen dos vecinas del mismo municipio, Elena Agudo y Natividad Ruiz, que conocían al párroco destituido desde que llegó el pasado otoño y que le veían todas las semanas cuando acudía a oficiar la misa.
"Está muy mal y feo lo que ha hecho, qué le vamos a hacer", dice Agudo en tanto Ruiz matiza "el disgusto" que se han llevado sus feligreses y los vecinos del municipio.
Natividad Ruiz también afirma que "no esperábamos ésto de él, venía todos los sábados, decía misa y era simpático" y también recuerda que ya el pasado domingo no acudió a oficiar "porque dijo que tenía que resolver un asunto en Toledo y no podía venir".
Rafael Rodríguez, vecino de Totanés, no solamente conoce al sacerdote destituido sino también a toda su familia, y en particular al padre del párroco, ya que residen en la cercana localidad de Gálvez. No ha dudado en calificar de "muy fuerte" lo ocurrido, y ha añadido que hace ya unos días que el sacerdote no ha vuelto por el pueblo.
Mientras en Noez una joven madre lamenta los hechos. "Mi hijo iba a la catequesis y ahora te da por pensar", dice. En Gálvez un familiar del párroco admite que la familia, y en particular los padres del sacerdote, se encuentran "muy mal" desde que se enteraron de la noticia la semana pasada