Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mosso d'Esquadra que mató a su mujer y se suicidó iba a entregar el arma esa semana

La retirada del arma se hará en el momento de la baja si se prevé que sea superior a 30 días
El agente de los Mossos d'Esquadra que mató a su mujer y posteriormente se suicidó con su arma reglamentaria el 14 de abril en Sant Feliu de Llobregat (Barcelona) llevaba de baja un mes y siete días y había asegurado al cuerpo que iba a entregar el arma esa semana.
Lo ha dicho este jueves el director general de la Policía de Catalunya, Albert Batlle, en comisión de Interior en el Parlament, a la que ha comparecido para dar explicaciones sobre este caso y sobre los disturbios en Gràcia tras el desalojo del 'Banc Expropiat'.
Batlle ha explicado que el agente cogió la baja el 7 de marzo de 2016 y, el 7 de abril, la Oficina de Apoyo (OS) de los Mossos d'Esquadra lo llamó para pedirle que entregara el arma y el cargador, y que el agente aseguró que la semana siguiente iba a ir a la comisaría "a hacer unas gestiones y a saludar a los compañeros", por lo que aprovecharía para entregarla.
Por la conversación telefónica, "no se pensó que tuviera ninguna enfermedad mental", ha informado Batlle, y ha recordado que se trata de un problema de violencia de género y no de salud mental, una situación que ha descrito como extraordinaria dentro del cuerpo y que hay que valorar en su justa medida.
El director de la Policía ha aclarado que no había denuncias previas por violencia de género al agente, por lo que no se pudieron activar todos los mecanismos como la retirada del arma de manera inmediata.
NUEVAS MEDIDAS
Batlle ha presentado nuevas medidas para que no se repita un suceso como este, la primera de ellas será la retirada inmediata del arma reglamentaria cuando el agente reciba la baja y, en el mismo momento, se prevea que sea por un periodo superior a 30 días, y no pasado este tiempo como establecía el protocolo hasta ahora.
La nueva regulación, además, habilita al mando a "llevar a cabo todas las cuestiones necesarias para retirar armas en situaciones de incapacidad temporal y, a su vez, establecer la obligatoriedad del agente a entregar todas las armas", ha dicho el director.
Con estas modificaciones, el cuerpo "apela a la responsabilidad de todos los integrantes" ante un riesgo grave y espera que no solo un agente con incapacidad temporal avise a sus superiores sino también los