Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La deforestación en la Amazonía brasileña cae un 90,1% en tres meses

El Deter calcula la deforestación en la Amazonía con base en las imágenes obtenidas por un sensor WFI del satélite chino-brasileño de recursos terrestres CBERS con resolución espacial de 250 metros. EFE/Archivotelecinco.es
La Amazonía brasileña perdió entre febrero y abril de este año 197 kilómetros cuadrados de cobertura selvática, un área similar al territorio de una isla como Aruba y en un 90,1% inferior a la devastada en el mismo período del año pasado (1.992 kilómetros cuadrados), informó hoy el Gobierno.
La cifra fue divulgada por el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), que aclaró que el área selvática destruida en el período puede ser muy superior a la anunciada debido a que la gran nubosidad en el trimestre afectó los cálculos realizados con imágenes de satélite.
El área devastada entre febrero y abril en el mayor pulmón vegetal del mundo fue calculada por el INPE mediante el Sistema de Detección de Deforestación en Tiempo Real (Deter), un método que permite una medición más rápida pero que está limitado por las condiciones de nubosidad.
Según el INPE, como consecuencia de la nubosidad, los satélites apenas consiguieron observar un 20% de la Amazonía entre febrero y abril de este año.
"El bajo índice de áreas de alerta (indicios de deforestación) detectados obedece a la poca oportunidad de observación debido a la presencia de una extensa cobertura de nubes sobre la región durante el trimestre, que llegó a cubrir más del 88% de la zona en marzo", admitió el Instituto.
La mayor parte de nuevas áreas devastadas en el período (142 kilómetros cuadrados) fue constatada en febrero, cuando la cobertura de las nubes era del 80%. En marzo se registraron otros 17,5 kilómetros cuadrados y en abril 36,8 kilómetros cuadrados.
El Deter calcula la deforestación en la Amazonía con base en las imágenes obtenidas por un sensor WFI del satélite chino-brasileño de recursos terrestres CBERS con resolución espacial de 250 metros.
Pese a la cautela recomendada por el INPE sobre los datos divulgados, la deforestación en la Amazonía viene cayendo en los últimos meses según diferentes estadísticas divulgadas por las autoridades ambientales.
En el trimestre inmediatamente anterior, entre noviembre de 2008 y enero de 2009, el área devastada en la Amazonía fue de 754 kilómetros cuadrados, con una reducción del 70,2% frente a los 2.527 kilómetros cuadrados de cobertura selvática que la región perdió entre noviembre de 2007 y enero de 2008.
La devastación entre noviembre de 2008 y enero de 2009, además, fue un 60% inferior a la medida entre agosto y octubre de 2008 (1.884 kilómetros cuadrados).
Según el ministro de Medio Ambiente de Brasil, Carlos Minc, la reducción de la desforestación en los últimos meses es resultado de las medidas adoptadas por el Gobierno para proteger la Amazonía y no de la crisis económica global, como alegan algunos ambientalistas.
Brasil adoptó varias medidas para combatir la devastación provocada por colonos y agricultores y por la tala ilegal de bosques a partir de enero del año pasado, cuando se constató que la destrucción de la selva venía creciendo.
Tales operaciones incluyeron la movilización de unos 1.000 policías y fiscales ambientales, el cierre de madereras clandestinas y restricciones al crédito a hacendados que no demostrasen su compromiso con la preservación.
Según los últimos datos oficiales calculados con las metodologías más precisas del INPE, que no están condicionadas a la nubosidad, la Amazonía brasileña perdió entre agosto de 2007 y julio de 2008 cerca de 11.968 kilómetros cuadrados, un área equivalente a la mitad de un país como El Salvador.
Esa área de selva devastada y convertida en pasto raso fue un 3,8 por ciento superior a la perdida el año inmediatamente anterior (11.224 kilómetros cuadrados).