Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los dentistas piden una mayor regulación de las cadenas dentales para evitar más casos como el de Funnydent

El Consejo General de Dentistas de España ha reclamado una mayor regulación de las cadenas marquistas dentales, para evitar que se produzcan más casos como el de Funnydent, que cerró todas sus clínicas sin previo aviso dejando a centenares de afectados con tratamientos a medias y financiaciones en curso.
Por ello, el órgano de representación de los dentistas ha defendido el cumplimiento del artículo 4.2 de la Ley 2/2007 de Sociedades Profesionales, según el cual, como mínimo, "la mayoría del capital y de los derechos de voto, o la mayoría del patrimonio social y del número de socios en las sociedades no capitalistas, habrán de pertenecer a socios profesionales".
De esta forma, a su juicio se impediría que empresarios no profesionales del sector dental pudieran tener el control absoluto sobre una clínica o cadena marquista. "Cuando un empresario sin vinculación con el sector invierte en él, lo que está buscando es lograr la mayor rentabilidad económica posible en el menor plazo de tiempo, y desde esa perspectiva, los pacientes pasan a ser clientes", ha asegurado el presidente del Consejo General, Óscar Castro.
MAYOR REGULACIÓN DE LA PUBLICIDAD SANITARIA
Así, ha destacado la necesidad de crear un modelo donde la mayoría del patrimonio social y el número de socios sean profesionales sanitarios, con el fin de vincular la prestación del servicio al conocimiento profesional.
Del mismo modo, ha solicitado una mayor regulación de la publicidad sanitaria porque, tal y como ha recordado, en determinadas ocasiones puede ser "engañosa" y causar un "importante perjuicio" a los pacientes.
Finalmente, Castro ha resaltado las presuntas vulneraciones a las leyes que se han podido cometer en el caso Funnydent, afectando a diversas administraciones como, por ejemplo, la Consejería de Salud, la Inspección de Trabajo, la Agencia Tributaria y la Agencia de Protección de datos.