Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una denuncia por robo cada cinco minutos en las calles de Barcelona

Los hurtos que sufren turistas y vecinos en las calles de Barcelona comienzan a ser algo habitual, hasta el punto que la fiscal superior de Cataluña, Teresa Compte, asegura que existe "una disfunción legislativa" que lastra la lucha contra estas infracciones. Durante el discurso de apertura del año judicial señaló que únicamente en la ciudad de Barcelona se cometen 80.000 hurtos al año, lo que significa uno cada poco más de cinco minutos.
Compte insiste en que hay que actuar con más dureza contra los delincuentes reincidentes que pagan la multa y vuelven a salir a la calle.
La fiscal destaca que los organismos judiciales hacen todo lo que pueden pero les faltan armas legales, como por ejemplo el arresto menor, con el que se podrían expedir sentencias condenatorias. Actualmente, con la multa, los ladrones vuelven a la calles y roban incluso más para pagar sus deudas con la justicia.
En la calle, turistas y vecinos también piden que se actúe con más dureza contra estos pequeños pero continuos robos.
En zonas como la plaza Cataluña de Barcelona, donde el trasiego de turistas es constante, los carteristas hacen su agosto. La comisaría de los Mossos de este céntrico lugar de la capital catalana atiende cada día cientos de denuncias por robos.