Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El deshielo ártico vaticina un corte de agua cálida en el Atlántico Norte

El deshielo ártico vaticina un corte de agua cálida en el Atlántico NorteCommons

El hielo marino del Ártico no sólo refleja de forma pasiva los cambios climáticos que ocurren en todo el mundo. Su presente deshielo vaticina paradójicamente un enfriamiento en el agua a varias décadas vista.   

Científicos de la Universidad de Yale y de la Universidad de Southampton han asegurado que la actual pérdida de hielo en el Ártico puede desempeñar un papel activo en la alteración de uno de los sistemas de circulación de agua más grandes del planeta: la Circulación Atlántica Meridional de Retorno (AMOC, Atlantic Meridional Overturning Circulation).    
La AMOC tiene una extremidad inferior de agua fría y densa que fluye hacia el sur desde el Atlántico Norte y una parte superior de agua caliente y salada que fluye hacia el norte desde el Atlántico Sur como parte de la Corriente del Golfo. Por ello, la AMOC desempeña un papel importante en el clima regional y global, afectando a los países del Atlántico - en particular los de Europa - y mucho más allá. Su desestabilización abrupta fue argumento en la película "El día de mañana".
"El pensamiento convencional ha sido que si la circulación del océano se debilita, reduciendo el transporte de calor desde latitudes bajas a altas, y entonces debería conducir al crecimiento del hielo marino, pero hemos encontrado otro mecanismo pasado por alto", ha detallado en un comunicado el profesor Alexey Fedorov, científico climático del Departamento de Geología y Geofísica de Yale y coautor de un estudio que detalla los hallazgos en la revista Nature Climate Change.
El primer autor del artículo es Florian Sévellec, ex investigador postdoctoral de Yale en el laboratorio de Fedorov, que ahora es profesor asociado en la Universidad de Southampton. Mientras, Wei Liu, un asociado postdoctoral de Yale, es otro co-autor del estudio. "Ahora hemos encontrado esta nueva conexión entre hielo marino y AMOC", ha comentado Liu, que también ha querido decir que "la pérdida de hielo marino es claramente importante entre los mecanismos que potencialmente podrían contribuir al colapso de AMOC".
Los investigadores han basado sus hallazgos en una combinación de simulaciones globales de modelos climáticos y nuevos cálculos de la sensibilidad de la circulación oceánica a las fluctuaciones de temperatura y salinidad en la superficie del océano a lo largo del tiempo.
"En nuestros experimentos vimos una pérdida potencial del 30% al 50% de la fuerza de AMOC debido a la pérdida de hielo marino del Ártico. Eso es una cantidad significativa, y aceleraría el colapso de AMOC si fuera a ocurrir", ha espetado Fedorov.    
En el corto plazo, según los investigadores, los cambios en el Atlántico Norte subpolar tienen el mayor impacto en AMOC; mientras que en el transcurso de varias décadas, han sido los cambios en el Ártico los que se hicieron más importantes para AMOC.
"Sugerimos que los cambios en el Ártico en una escala de tiempo multidecadal, como la disminución de la cubierta de hielo marino que estamos experimentando actualmente, es la manera más eficiente de debilitar la circulación oceánica en gran escala del Atlántico Norte, responsable del transporte oceánico de calor desde el ecuador hasta altas latitudes ", ha apostillado Sévellec.