Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El destino ideal de un árbol de Navidad es un vivero, en lugar de plantarlo en el monte, según los ingenieros

El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales y el Colegio de Ingenieros de Montes recuerdan la importancia de llevar los árboles que se han comprado para decorar durante la Navidad a los viveros de los ayuntamientos y de organizaciones especializadas para que puedan ser recuperados --los que hayan "sobrevivido" a las fiestas-- o bien reaprovechados como 'compost'. En ningún caso, según subrayan, deben plantarse en el monte.
Para ello, el directo técnico del Colegio de Ingenieros de Montes, Jesús González Capitán, ha explicado a Europa Press que hay que ponerse en contacto con los viveros para llevar los árboles hasta el punto de recogida.
"Antes de la crisis los ayuntamientos ofrecían la recogida de los árboles en las calles, en las puertas de las casas, pero ahora se pide que se haga el esfuerzo de llevarlos hasta los puntos limpios", ha explicado.
Una vez allí, según ha explicado la vicedecana del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales, Mar Ocaña, "si pueden recuperarse se vuelven a plantar y, si no, pasan a la planta de compostage y se recuperan de otra forma".
"Son un producto natural y, de un modo u otro, terminan por revertir de nuevo en la naturaleza, ya sea al volver a plantarlos o al convertirlos en compost" --ha indicado-- mientras que "los árboles de plástico utilizan petróleo y su reaprovechamiento es más complejo y contaminante".
Así, los organismos han advertido del peligro de replantar los árboles que se han utilizado a las afueras de las ciudades o en montes cercanos.
Según Ocaña, "no es aconsejable porque, si es una zona donde no existe este tipo de especie, lo que va a hacer es entorpecer el ecosistema".
De hecho, los árboles que sobreviven a las fiestas y que pueden ser replantados se utilizan como árboles ornamentales en parques y jardines, según ha indicado el director técnico del Colegio de Ingenieros de Montes, dado que la especie "prácticamente no existe en los montes españoles".
ECOLOGISTAS, EN CONTRA DE LOS ÁRBOLES DE NAVIDAD
Por su parte, el coordinador de campañas de Ecologistas en Acción, Theo Oberhuber, se ha mostrado en contra de la utilización de árboles para decorar durante la época navideña y ha asegurado que "muchas veces mueren debido a la calefacción y a la falta de las condiciones necesarias".
Además, ha criticado que "se use la naturaleza para decorar", especialmente teniendo en cuenta que "los árboles de navidad no son una tradición española sino que ha sido importada de otros países".
En esta línea, Oberhuber ha hecho un alegato a favor de los ornamentos "sin elementos naturales como árboles, musgo o acebo" que, según ha explicado, "pueden ser reaprovechados año tras año", aunque ha reiterado que "los árboles de plástico tampoco son una opción".
ADORNOS REFLECTANTES
Asimismo, ha recomendado la utilización de adornos reflectantes que aprovechen la iluminación de las farolas o de las casas para sustituir al alumbrado navideño que, a menudo supone un "derroche" energético que "es completamente innecesario", según ha indicado.
A pesar de que, con la utilización de bombillas 'led', se ha reducido el consumo energético durante las fiestas, el portavoz de las organización ecologista ha señalado que "sea mayor o menor, hay que reducir el consumo innecesario" y ha propuesto que se limite a algunos días y horas específicos en lugar de tenerlo "encendido durante toda la noche", como se hace en algunos hogares.