Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un detenido y once heridos, durante la tercera noche de disturbios en Barcelona

Una persona ha sido detenida y otras once han precisado la asistencia de los servicios sanitarios del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), entre ellas seis agentes de los Mossos d'Esquadra, durante los disturbios registrados en el barrio de Gracia por tercera noche consecutiva tras el desalojo el pasado lunes del 'Banco Expropiado'. Además, varios periodistas han resultado heridos leves al recibir impactos de porra.

Tras la concentración convocada en la plaza de la Revoluciò en protesta por el desalojo, los agentes antidisturbios de la policía catalana han cargado en varias ocasiones a lo largo de la noche en distintos puntos del barrio contra grupos de manifestantes y han llegado a emplear un cañón de sonido como sistema para disuadir a los congregados.
A diferencia de otros días, efectivos de la Brigada Móvil (Brimo) y del Área Regional de Recursos Operativos (Arro) de los Mossos d'Esquadra han blindado este miércoles la zona donde se encuentra el 'Banco Expropiado', aunque según ha avanzado la noche se han ido retirando y era prácticamente testimonial después de la medianoche.
A esas horas, únicamente había dos furgones la puerta del edificio. No obstante, los manifestantes, que han llegado a ser varios centenares en distintos momentos de la noche, se han ido dispersando y la zona había recuperado la normalidad.
A lo largo de la noche han sido varias las veces en las que los agentes antidisturbios han cargado contra los manifestantes, que se han dispersado en pequeños grupos por distintos puntos del barrio de Gràcia y han causado importantes destrozos. Así, se han quemado contenedores y se han realizado barricadas con mobiliario urbano.
No obstante, los bares en la zona han permanecido abiertos y han sido contados los casos en los que se han visto obligados a echar el cierre.
La actuación de los Mossos d'Esquadra ha sido respondida con críticas por parte de los vecinos de la zona, que han lanzado botellas y piedras contra los agentes, además de tirarles agua, increparles y protestar con caceroladas.
Varios periodistas han resultado heridos durante las cargas por impactos de porra de los agentes. También han sido objeto de las críticas de los vecinos del barrio, que les han increpado y lanzado objetos y agua.
Desde su cuenta oficial de Twitter, el 'Banco Expropiado' ha informado de nuevas convocatorias para este jueves.