Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siete detenidos en Ciudad Real en una operación contra la explotación sexual

La Guardia Civil de Ciudad Real ha desarticulado una organización criminal especializada en la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y laboral en la localidad de Tomelloso con conexiones en Rumania, deteniendo a cinco personas por estos hechos y otras dos más por estancia irregular.
Las primeras actuaciones se iniciaron en agosto del pasado año, a raíz de una denuncia formulada por una mujer, que declaró ejercer la prostitución en un club de alterne ubicado en la localidad de Tomelloso, manifestando que los propietarios del club la obligaban a alternar con clientes con los que no quería, sin recibir dinero por estos servicios, recibiendo insultos y agresiones y siendo obligada a vender sustancias estupefacientes a los clientes así como viajar a Rumania para captar mujeres e introducirlas en España.
La Guardia Civil de Ciudad Real, ante estos hechos, inicio la Operación Emoge; las investigaciones permitieron comprobar que la organización criminal investigada, estaba perfectamente estructurada y jerarquizada, figurando dos personas como propietarias del citado club de alterne, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.
Las investigaciones permitieron verificar que una de ellas era el jefe del entramado criminal, mientras que la otra realizaba funciones de reclutar mujeres tanto en España como en Rumania, contando con personas para, una vez estas se encontraban en territorio español, trasladarlas directamente al club.
Durante el tiempo que han durado las investigaciones se ha podido constatar que las mujeres que trabajaban eran explotadas laboralmente con horarios excesivos (de 17.00 a 05.00 horas), que trabajaban bajo presión, que el club se quedaba con parte de lo ganado por éstas tanto cuando ejercían la prostitución como cuando alternaban con clientes (50% en las consumiciones que eran invitadas por los clientes).
Estas personas eran sancionadas cuando no cumplían las normas del club con multas económicas, tales como salir y entrar en el club o llegar tarde. Cuando no podían trabajar por alguna enfermedad, tenían que presentar partes médicos. Por parte de la organización habían captado a mujeres en Rumania pagándole el viaje para su traslado al club, teniendo estas después, que satisfacer la deuda, así como reclutamiento de otras mujeres en España.
Igualmente existía otra persona que figuraba como la encargada del local. Persona de confianza de los anteriores, encargada de dirigir el local de cara al público, llegando incluso a hacerlo de manera agresiva, así como de esconder a mujeres para no ser detectadas durante las inspecciones. Con el fin de desvincularse, los propietarios, de cualquier relación con el club, utilizaban como gerente (testaferro) a una persona jurídica.
Una vez obtenidas pruebas incriminatorias suficientes la Guardia Civil el pasado día 12 de diciembre, realizó un registro en el club de alterne en cuyo el interior se intervino numerosa documentación así como diverso material informático y 1.065 euros en efectivo.
DETENIDOS
Igualmente durante el mismo se procedió a la detención de M.D., 37 años de edad, E.S., de 42 años de edad, ambas de nacionalidad rumana, H.G.O., de 45 años de edad, J.M.P., de 42 años de edad, todos vecinos de Tomelloso y E.C.G., de 43 años de edad, vecino de Socuéllamos, como presuntos autores de pertenencia a grupo criminal, trata de seres humanos con fines de explotación sexual y laboral. Así mismo fueron detenidas C.V.G. de 27 años de edad y L.B.M., de 36 años de edad ambas de nacionalidad paraguaya y vecinas de Tomelloso, por encontrarse en situación irregular en nuestro país.
Toda la operación ha sido llevada a cabo por el Grupo de delitos contra las Personas-Emume de la Unidad Orgánica Policía Judicial de la Guardia Civil, instruyéndose las diligencias oportunas que fueron entregadas a la autoridad judicial.