Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho detenidos en Melilla al portar 100 kilogramos de hachís cuando accedían a los buques con la Península

La Guardia Civil ha detenido en Melilla a ocho individuos en posesión de 100 kilogramos de hachís, en siete actuaciones a través de registros selectivos realizados en vehículos y personas que embarcaban en los buques correos que enlazan Melilla con Málaga, Almería y Motril (Granada).
Según ha informado a Europa Press un portavoz de la Comandancia de Melilla, la más significativa por la cantidad intervenida y el procedimiento utilizado se llevó a cabo en una furgoneta Wolkswagen. El vehículo, de matrícula nacional, estaba ocupado por dos personas varones que iban a embarcar en el ferry de Málaga.
Tras un exhaustivo registro a lo largo de varias horas, localizaron el doble fondo fabricado por el narcotráfico organizado que estaba oculto en el interior de dos vigas metálicas huecas a lo largo del vehículo, un habitáculo sellado, en cuyo interior se encontró la droga envasada al vacío, para cuya extracción contaban con un procedimiento de "cintas" para tirar de ellas. En ese lugar se hallaron 24 kilogramos de "polen de hachís", en numerosos envoltorios. Los detenidos eran dos personas de nacionalidad marroquí domiciliados en la provincia de Gerona.
Asimismo, la Guardia Civil ha descubierto droga en otros tres vehículos tipo turismos en los buques que en esos momentos partían hacia Motril y Almería, Cada uno realizado con distintos procedimientos en los que iba la droga oculta, en concreto en "el chasis junto a las ruedas delanteras", "en huecos naturales del motor" y otro muy bien diseñado "bajo los asientos delanteros". El resultado de la intervención fue de cerca de 50 kilogramos en total, distribuidos en 14, 16 y 16 kilos en cada uno de ellos.
Otras dos actuaciones se llevaron a cabo en el interior de otros tantos vehículos tipo turismo. En esta ocasión los procedimientos fueron similares, es decir, en "huecos naturales" y en "los habitáculos del motor".
Todos los detenidos fueros varones, jóvenes de edades comprendidas entre los 24 y los 30 años de edad, sin vinculación alguna con la ciudad de Melilla. De hecho, eran extranjeros con residencia legal en distintas provincias peninsulares en el levante español y otras localidades como Tarragona, Gerona o Palma de Mallorca.
LA ÚLTIMA INTERVENCIÓN
La última intervención se llevó a cabo al observar los agentes actuantes a un pasajero que accedía a pie al buque y que presentaba "extrema palidez en su rostro" a la vez que cierto "nerviosismo", lo que conllevó su reconocimiento en el lugar habilitado por los Servicios de Aduanas.
La Guardia Civil pudo comprobar al tacto "rigidez abdominal", y tras la oportuna prueba radiológica, "múltiples bultos en forma de bellotas" en su estómago, un procedimiento conocido en el argot como "tragados", lo que conllevó a su detención sin cuantificar la cantidad ingerida al no haber evacuado la totalidad de las bellotas. El detenido es un joven de 24 años de edad, de nacionalidad marroquí, con residencia legal en la provincia de Toledo.
Las ocho personas detenidas han sido puestas a disposición judicial como supuestos autores de delitos contra la salud pública, junto a la droga intervenida en las siete actuaciones, cercana a los 100 kilogramos y los seis vehículos utilizados para la comisión de los delitos.
Con estas actuaciones, la Guardia Civil ha evitado la distribución y comercialización en el mercado ilícito de más de 600.000 dosis de "hachís o sus derivados".