Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres de los detenidos por la "desaparición" del narcotraficante 'El Nene' estaban en las lanchas del tiroteo

La Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Ceuta ha detenido a cuatro individuos de nacionalidad española por su presunta relación con los hechos que, el pasado domingo, dieron pie a la "desaparición" de Mohamed El Ouazzani 'El Nene', considerado uno de los mayores narcotraficantes de hachis del mundo y por cuya falta de noticias presentaron una denuncia ante la Benemérita su familia y allegados el pasado lunes.
Según han informado a Europa Press fuentes policiales, a tres de los arrestados se les ubica en las embarcaciones involucradas en el suceso, que supuestamente derivó en un tiroteo a casi un kilómetro mar adentro de Marina Smir, una urbanización de lujo situada a unos 10 kilómetros de Ceuta, muy cerca del palacio en el que veranea el Rey de Marruecos, Mohamed VI. El cuarto detenido es el hombre a cuyo nombre figura una de las lanchas implicadas.
El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González Pérez, ha evitado hasta en dos ocasiones durante esta semana "especular" sobre unos sucesos en torno a los que las Fuerzas de Seguridad no descartan "ninguna teoría", desde el fallecimiento del que fuese considerado durante años uno de los mayores narcotraficantes de hachis del mundo hasta su desaparición voluntaria.
El Ouazzani, Mohamed Taieb según su documentación española, que hace 5 años perdió por resolución judicial recurrida tras usarla simultáneamente con otra marroquí, pasó la noche del 17 al 18 de julio detenido después de que la Guardia Civil le arrestase por seguir utilizando su DNI español.
'El Nene' se fugó en diciembre de 2007 de la cárcel marroquí de Kenitra, donde cumplía una condena de ocho años por tráfico de drogas. El 22 de abril de 2008 fue detenido en Ceuta en cumplimiento de una orden internacional de busca y captura emitida por la justicia del país vecino, que le buscaba como presunto responsable de los delitos de evasión de la cárcel, soborno y falsificación de documentos administrativos. La Audiencia Nacional dictó auto de prisión dos días después.
En junio de 2009 el Consejo de Ministros aprobó su extradición a propuesta del por aquel entonces titular de la cartera de Justicia, Francisco Caamaño, en virtud de los convenios rubricados con el Reino alauita y del auto de la Audiencia Nacional que ocho meses antes había dictaminado que había ostentado la nacionalidad española y marroquí "a su voluntaria conveniencia" y destacado que cuando España reclamó a Marruecos su extradición "la misma se denegó por la condición de nacional marroquí del mismo".