Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco detenidos por una estafa en servicios geriátricos en Barcelona

La deuda del grupo empresarial es de más de 34 millones de euros
La Guardia Civil ha detenido a cinco personas por un presunto fraude mediante la creación de un grupo empresarial, BB Serveis, dedicado a la asistencia domiciliaria de personas dependientes y al servicio de geriatría para organismos públicos, ha informado este martes el Instituto Armado en un comunicado.
Los detenidos formaban parte de una empresa con franquicias por toda España que controlaban desde Barcelona, con las que se presentaban a concursos públicos para la adjudicación de los servicios a personas mayores en varios ayuntamientos y comunidades autónomas.
Una vez conseguían los contratos, se desentendían de todas las obligaciones y recaudaban el dinero obviando el pago de Seguridad Social, tributos a Hacienda y sueldos y salarios de los trabajadores.
Los responsables de las sociedades utilizaban testaferros profesionales conocidos en el mundo empresarial --algunos implicados en el caso de Método 3 y otros con más de 200 empresas a su nombre-- con el fin de ocultar su verdadera identidad.
La Guardia Civil ha cuantificado en 34.617.847,25 euros el dinero adeudado a los diferentes acreedores entre los que se encuentran administraciones públicas, entidades financieras, proveedores y trabajadores.
Los trabajadores afectados por el cierre provocado y la fraudulenta administración de la compañía son más de 2.000 desde el año 2010 y más de 750 personas mayores se han quedado sin recibir asistencia.
Existe una plataforma de afectados por la mala gestión del grupo creada cuando se vieron obligados a dejar sus puestos de trabajo debido a un ERE ilegal que realizaron en el año 2012, cuando algunos de ellos llevaban sin cobrar sus salarios desde 2010.
La Guardia Civil ha realizado siete registros en domicilios particulares y sedes sociales de las empresas y se ha incautado de documentación y material, vehículos y dinero en metálico, entre otros.