Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 70 detenidos por un fraude de cuatro millones de euros a la Seguridad Social

Entre los detenidos figuran cuatro empresarios que ya han pasado a disposición judicial, acusados de un fraude de 4 millones de euros. En Valencia se han detenido también a 59 supuestos empleados, otros 7 en Castellón, 2 en Alicante y 1 en Madrid, todos ellos en libertad con cargos tras prestar declaración por una presunta estafa al INEM de 600.000 euros.
Los empresarios les ofrecían darles de alta en la Seguridad Social como trabajadores de sus mercantiles, sin que realizaran actividad laboral alguna en las mismas y solicitando así prestaciones y/o subsidios por desempleo.
La operación policial ha sido realizada en la Comunidad Valenciana por agentes de la Sección de Investigación de la Seguridad Social, adscrita a la Brigada de Delincuencia Económica y Fiscal de la Comisaría General de Policía Judicial. Las investigaciones se iniciaron a principios de año cuando la Tesorería General de la Seguridad Social detectó la falta de cotización de las empresas implicadas.
Trabajadores ficticios
El "modus operandi" consistía en constituir sociedades que, pese a no desarrollar una actividad laboral real, eran inscritas en la Seguridad Social. Por un lado eran dados de alta individuos dedicados a la actividad de venta ambulante en ferias y mercadillos, con objeto de que les fueran facilitados por los Ayuntamientos la licencia correspondiente, ya que precisaban acreditar estar dados de alta en la Seguridad Social.
Para ello uno de los empresarios detenidos J.J.S., alias "Requena", visitaba los mercadillos y ofertaba a los vendedores ambulantes el ser dados de alta en estas empresas, a cambio de una cantidad de dinero en concepto de cuota inicial de 150 euros y pagos mensuales sucesivos para el supuesto ingreso de las cuotas en la Seguridad Social, que en ningún caso se llevaban cabo.
Por otro, también eran dadas de alta como trabajadores de estas empresas personas que realizaban su actividad laboral en otras mercantiles, con lo que eludían de este modo el pago de los seguros sociales de estos trabajadores. En ambos casos se facilitaban a los trabajadores, la documentación necesaria que posteriormente era presentada en el INEM, para solicitar prestaciones y subsidios por desempleo. CGS